Home | Publirreportajes | Volkswagen: ¿Qué es una “fábrica de cero impacto”?

Volkswagen: ¿Qué es una “fábrica de cero impacto”?

Movilidad sustentable con vehículos eléctricos, producción neutra al CO2 y energía de fuentes renovables siempre que sea posible, son los tres pasos primordiales de Volkswagen para lograr que los vehículos eléctricos sean lo más limpios posible. Debido a que éstos trabajan con energía proveniente de la combustión del carbón, se aumenta el impacto del CO2 y disminuye las formas potenciales de evitar tales emisiones.

Para lograr una movilidad que sea neutra al cambio climático a largo plazo, todos los pasos en Volkswagen apuntan hacia la movilidad eléctrica. En muchos países, los autos eléctricos ya son medios de transporte individual neutrales al cambio climático.

Por ejemplo en Noruega, donde casi la mitad de los autos tienen transmisiones totalmente eléctricas, el promedio de emisiones de CO2 se redujo el año pasado a sólo 71 gramos por kilómetro, en comparación con el promedio europeo de 118.5 gramos en 2017. Sin embargo, esto sólo fue posible debido a que Noruega es un país “verde”, que obtiene casi el 100% de su energía de plantas hidroeléctricas. Y los vehículos eléctricos son sólo tan limpios como la electricidad que obtienen. Esto presenta diversos retos para el resto de Europa.

¿Qué es una “fábrica de cero impacto”?

Como regla general, cuanto más verde sea la energía, más verde será el auto eléctrico. En términos generales, cuanto más grande sea la batería y mayor el rango del auto eléctrico, se emitirá más CO2 para fabricarlo. Pero el auto eléctrico puede compensar esto mediante su conducción. Por lo tanto, la huella de carbono de un vehículo eléctrico mejora entre más kilómetros recorre.

Sin embargo, esto depende en gran parte de la electricidad que se use para cargar la batería y en Alemania esto usualmente proviene de la planta generadora más cercana. Para los consumidores, esto significa una mezcla de la cual cerca del 60% proviene hoy de fuentes no renovables. Tanto el gobierno como el sector energético necesitan hacer ajustes para alcanzar los objetivos climáticos.

Es decir, alcanzar una producción neutra en CO2 mediante la eficiencia energética, el suministro de energía y los proyectos de protección climática, aunados a conceptos sustentables a lo largo de toda la cadena de valor, desde el suministro, la producción y el uso, hasta el reciclado.

A partir del lanzamiento del programa ambiental “Think Blue.Factory”, las emisiones de CO2 se redujeron en casi 40% por auto o componente, en comparación con el punto inicial del año 2010.

Si tomamos en cuenta los cinco índices ambientales clave, no sólo las emisiones de CO2, sino también el consumo de energía, el consumo de agua, el desperdicio y las emisiones de solventes, Volkswagen excedió su objetivo de reducir los recursos usados en la producción en 25% a finales de 2018.

Su impacto ambiental total fue 30% más bajo que en 2010. El objetivo para 2025 consiste en reducir el impacto ambiental en 45% comparado con el mismo punto inicial. Esto nos acerca más a nuestra visión de fábricas con cero impacto, lo cual significa una producción sin efecto alguno sobre el ambiente.

Para alcanzar estos objetivos, cada sitio de producción está trabajando en su propia estrategia de descarbonización. Y lo hacen exitosamente. Por ejemplo, en la planta de Zwickau, la producción de autos aumentó en 3% desde 2010, al tiempo que los niveles absolutos de emisiones de CO2 provenientes de la producción se redujeron en 66%.

En gran parte, esto fue posible por el uso de energía verde externa libre de CO2 y estaciones altamente eficientes combinadas de calor y energía impulsadas por gas (CHP) que emiten 23,000 toneladas menos de CO2 por año en comparación con las estaciones de energía convencionales. Además, la energía térmica generada por las estaciones de CHP se utiliza ahora para calentar la fábrica en lugar de simplemente descargarla hacia el exterior.

Del mismo modo, diversas medidas de eficiencia energética están mejorando la huella de CO2, por ejemplo, los efectos climáticos de los secadores de pintura se ajustan individualmente en las plantas mediante un algoritmo predictivo. Esto ahorra energía y gas natural, lo cual reduce a su vez las emisiones de CO2 hasta en 50%. Con inversiones complementarias en proyectos de protección climática que compensen las inevitables emisiones restantes, Volkswagen será capaz de lograr la producción general neutral al clima en Zwickau cuando comience la construcción del nuevo I.D.

Electricidad verde para el cliente

También se trabaja en el lado del cliente para neutralizar aún más la huella de CO2. Con su nueva subsidiaria Elli (Electric Life), Volkswagen ofrece un paquete de electricidad verde a los hogares privados y a las pequeñas empresas en Alemania. Elli ofrece soluciones de energía y de carga con energía 100% verde proveniente de fuentes renovables.

Elli está convencida de que la movilidad eléctrica sólo puede ser verdaderamente sustentable si los autos eléctricos funcionan con energía generada sin emisiones de CO2. “Como uno de los fabricantes automotrices más grandes del mundo, Volkswagen acelerará el ritmo de la transición tan necesaria del transporte y la energía hacia la movilidad eléctrica que es neutra en la generación de emisiones.

La nueva compañía ayudará a proveer energía renovable y soluciones de carga inteligente”, añadió Thomas Ulbrich, Miembro del Consejo de Administración responsable de Electromovilidad. Thorsten Nicklass, nombrado Director Ejecutivo de Elli, agregó, “con nuestro producto Naturstrom deseamos que la energía verde sea sencilla y asequible, para establecernos como un socio confiable de soluciones de energía innovadoras y sustentables para los hogares privados y los vehículos eléctricos”.