Home | Armadoras - Principal | Ford, 95 años de ser el motor de México

Ford, 95 años de ser el motor de México

La calle de Bucareli 13, en la Ciudad de México, fue la que recibió hace 95 años las primeras oficinas administrativas de Ford, empezara la transformación de la movilidad en el país y apareciera la primera empresa automotriz. Una innovación que ha permanecido hasta nuestros días, con el mismo compromiso hacia el futuro.

95 años de una emocionante historia

Fue en 1925 cuando Henry y Edsel Ford iniciaron operaciones en el país con apoyo de Adrián Lajous, primer director general de Ford de México. Meses después abrieron la primera planta de montaje y acabado en la calzada de Balbuena, Ciudad de México, donde se producían 25 vehículos modelo T al día. Para 1931 se empezó la planeación de la planta de La Villa que se inauguraría un año después para producir 100 modelos A por día. Ese año, el Instituto de Artes de Detroit invitó a Diego Rivera a pintar dos murales a través de un donativo de Edsel Ford.

Los años cuarenta y cincuenta trajeron cambios positivos a la firma y a sus productos. Se presentó el modelo 1949 que ofrecía mejores frenos, más espacio y dos motorizaciones (V6 y V8); en los cincuenta la compañía ya contaba con una estabilidad que le permitió vender un total de 19 mil automóviles y 68 mil camiones en 10 años.

El crecimiento que ya tenían para 1960, hizo necesario adquirir un terreno en Cuautitlán, donde en un principio se producían motores; sin embargo, tiempo después se creó ahí el primer centro de ingeniería y pista de pruebas para nuevos modelos. Así dio inicio Ford Cuautitlán.

Para Marcos Pérez, director de ingeniería y desarrollo de producto de Ford de México, el talento del ingeniero mexicano ha sido uno de los pilares que han impulsado el crecimiento de la empresa en el país. Hoy, “nuestro centro de ingeniería cuenta con alrededor de 2 mil ingenieros desarrollando productos tanto para nosotros como para el mundo”.

En 1966 se creó el Comité Cívico de Ford y sus Distribuidores con el fin de beneficiar a través de la educación, a niños que viven en zonas vulnerables. A la fecha, se han inaugurado 212 escuelas primarias públicas en todo el país; pero además, el Comité Cívico se ha enfocado también en proyectos en beneficio del medio ambiente, como La Selva Lacandona y Salvemos al berrendo, entre otros. 

A inicios de la década de los setenta, se celebró la producción de los primeros 500 mil vehículos y en su 50 aniversario en México, en 1975, Ford produjo su vehículo número 750 mil, un Galaxie de dos puertas.

En los ochenta no sólo fueron inauguradas las plantas de Chihuahua y Hermosillo, sino que la antigua planta de La Villa recibió  temporalmente a damnificados del sismo de 1985, una fecha de recuerdos dolorosos pero también de solidaridad, como la demostrada por Ford en el país.

La última década del siglo trajo la recomercialización de los vehículos Lincoln, expansión en la planta de Chihuahua, los primeros automóviles Contour y Mystique que después de exhibirse en Los Pinos se enviaron a Estados Unidos y Canadá; se aumentó la capacidad de producción en la planta de Hermosillo a 168 mil unidades por año y nace el Ford Fiesta.

Hoy en día, Ford se convierte en punta de lanza con la Cuarta Revolución Industrial, al digitalizar todos los procesos de manufactura con la tecnología más avanzada, resaltó Enrique Araiza, director de manufactura.

“Nuestra estrategia se fundamenta en pilares que nos permiten implementar en las plantas, prácticamente todas las tecnologías relacionadas con manufactura 4.0”.

Vehículos eléctricos y energías renovables

Como parte de su estrategia, Ford ha implementado el desarrollo de tecnologías de propulsión más limpias, dentro de una transición gradual. Actualmente no sólo desarrolla el primer vehículo eléctrico hecho 100% en México, sino que además se ha enfocado desde hace años en reducir su huella de carbono, en el uso de energías limpias en sus instalaciones, en la producción de algunos componentes de materiales reciclados de primera calidad para sus vehículos, entre otras acciones.

El plan de electrificación de Ford, tiene como objetivo el desarrollo de 40 vehículos eléctricos, híbridos e híbridos conectables, en su portafolio para el 2022.

Gran parte de la tecnología necesaria para los vehículos de conducción automática ya existe, pero no es posible implementarla sin entender cómo transformará la vida de las personas. A medida que el desarrollo de vehículos autónomos se acelera, Ford ha integrado un equipo de expertos en el desarrollo de software, simulación y machine learning alrededor del mundo, fortaleciendo así su unidad de negocio de vehículos autónomos.

“Después de 95 años no podemos dejar de ver hacia el futuro, trabajar para que las ciudades sean inteligentes y los vehículos nos lleven con toda la seguridad de manera autónoma, haciendo más fácil el tránsito, ambientes más limpios y una sinergia entre conductores, autos, ciclistas y peatones”, dijo Héctor Pérez, CEO y director de Ford de México, quien agregó que “gracias al talento de los colaboradores, clientes y aliados de negocio, hoy podemos ver con orgullo el pasado y pensar con entusiasmo en el futuro”.