Home | De buena fuente - Extras | BBVA Bancomer presenta el estudio “Situación Regional Sectorial México”

BBVA Bancomer presenta el estudio “Situación Regional Sectorial México”

Según el estudio realizado por BBVA Research denoinado “Situación Regional Sectorial México”, el año pasado el PIB de México creció 3.9% en tanto que para este año se estima de 3.1. Un crecimiento menor influido por las condiciones difíciles del entorno internacional.

 

         En el primer trimestre de 2013, ajustado por estacionalidad avanzó 2.2% anual (menor al 5.0% anual de hace un año y al del cuarto trimestre de 2012 de 3.2 anual). El menor ritmo de expansión de los últimos nueve meses, indica, se atribuye a que la demanda de Estados Unidos continúa atenuándose por un menor ritmo de crecimiento de la manufactura y del consumo en ese país. Este último influido por factores temporales, como las condiciones adversas de impuestos.

 

                A pesar de los esfuerzos de México por diversificar, sus destinos de exportación siguen atados a la demanda de Estados Unidos. El estudio establece que las exportaciones manufactureras hacia el vecino país del norte se redujeron 1.7% anual durante el primer trimestre de 2013 mientras que a otros destinos crecieron 8.4% en el igual lapso.

 

         Sin embargo las exportaciones automotrices de México hacia Estados Unidos crecieron 9.4% en el mismo periodo, en tanto que hacia el resto de países hubo un descenso de 4.8%.

 

         La caída las exportaciones automotrices hacia otros destinos se explica por Brasil y Argentina. Motivo por el cual Latinoamérica registró un decremento anual de 44.9%. Esta baja fue resultado de la instrumentación de cuotas anuales de importación de Brasil y Argentina que son los principales mercados de nuestros vehículos en América del Sur.

 

         Por su parte, el crecimiento de las exportaciones automotrices de Asia se atribuye a la fuerte participación de China (75%) en el total de las importaciones de la zona.

 

         Según el estudio, las barreras al comercio de vehículos se multiplican sobre todo en Latinoamérica. Primero fue Brasil seguido por Argentina con las importaciones de vehículos ligeros. De no lograrse una negociación con Colombia, podrían verse afectadas las exportaciones de México de vehículos pesados hacia ese país para el 2015. “En particular, está en juego el envío de 12,000 unidades de carga a Colombia debido a que el país sudamericano quiere que la producción de motores de las unidades se rija bajo la norma Euro 1 en lugar de la EPA”.

 

         Para cumplir con ello, Colombia estableció un término de dos años para que los camiones pesados migren a tecnología Euro, de no hacerlo, la producción de México caería y Brasil podría absorber parte de este mercado.

 

         En tal caso, Navistar y Kenworth Mexicana podrían dejar de exportar 12 mil camiones a Colombia, país que representa 6% de las exportaciones totales de vehículos pesados de México, aproximadamente mil millones de dólares.

 

         A nivel nacional, la industria manufacturera tuvo su primer registro de crecimiento anual más bajo desde la crisis económica global del 2008-2009, el cual fue de 1.6%, usando datos ajustados por estacionalidad.

 

         En particular, los sectores de bienes de consumo duradero fueron los más afectados. A finales del 2013, el crecimiento anual de la producción manufacturera podría situarse en 2.8%, lo que implicaría mejoras continuas a lo largo del año, previó.

 

         La desaceleración de la demanda de Estados Unidos -que inició en el cuarto trimestre del 2012- ya se traspasó a la economía de México, siendo los más afectados los sectores que producen bienes de consumo duradero, señaló Serrano.

 

Reforma energética aportaría 0.5% al PIB

 

Serrano  expuso que se debe continuar con el proceso de reformas estructurales, como la energética y hacendaria, para seguir elevando el potencial de la economía de México. Mencionó que una reforma energética que fomente la inversión privada en exploración de shale gas y en aguas profundas permitiría al menos 0.5% en el Producto Interno Bruto (PIB).

 

         Añadió que cualquier propuesta de reforma que busque no solamente promover el potencial de crecimiento económico nacional, sino también la consolidación de la seguridad energética del país, debería incluir a los sectores petrolero, de refinación, petroquímico y eléctrico.

 

         Sugirió que la propuesta de reforma energética debe contemplar un enfoque integral a la producción, comercialización y refinación del petróleo, sobre todo si se quiere explotar campos maduros, ir a aguas profundas y recursos no convencionales como lutitas.

 

         También habló de la necesidad de asumir que el papel de exportador hacia Estados Unidos ya no será el mismo de antes, debido a que dejará de requerir exportar las mismas cantidades.

 

         Mencionó que si bien en el corto plazo la importación de gasolinas podría resultar más conveniente que producirla, en el mediano plazo será necesario evaluar la conveniencia de darle un impulso a la infraestructura de refinación para hacer operativa y rentable la alternativa para el petróleo que, en su caso, no pudiera exportarse.

 

         La propuesta, dijo, también debería considerar el fomento a la integración de las cadenas productivas de la industria petroquímica y la comercialización de la electricidad entre particulares, así como tarifas eléctricas que reflejen los costos de producción, transmisión y distribución.

 

         Detalló que en la actualidad la inversión total necesaria en refinería sería de aproximadamente 51 mil millones de dólares, equivalente a 95.7% de todo el presupuesto de inversión pública aprobada a Pemex en 2012.

         “Hoy México es ineficiente en cuanto a refinación. La producción de gasolina es ineficiente, cara y de mala calidad. Por lo que debe evaluarse una reforma que permita mejorar la calidad de la refinación dados los panoramas globales”.