Home | Automotriz | Blindaje mexicano muestra mejoría en primer semestre de 2019

Blindaje mexicano muestra mejoría en primer semestre de 2019

Al concluir el primer semestre del año en curso, el Consejo Nacional de la Industria del Blindaje (CNIB), informó que mantiene buena participación nacional en el rubro de la seguridad privada, y se coloca como la organización líder en el sector, incluso a julio del presente ejercicio, alcanzó la producción y comercialización del 20% contra el mismo periodo del año pasado en unidades automotrices con acorazado en diversos niveles, instalaciones estratégicas, casetas, oficinas y  hogares, donde se colocaron puertas y  cristales balísticos utilizados en el blindaje arquitectónico, más de 500 sets de vidrio blindado para uso automotriz, más de 9 mil piezas en blindaje corporal y por último, más de 15 trabajos especialesen blindaje arquitectónico.

A decir de René  F. Rivera Arozqueta, presidente de la Comisión Ejecutiva del CNIB, la industria del blindaje en nuestro país se reinventa todos los días, lo cual le ha permitido a la organización, que agrupa a las firmas Armor Life Lab, Baher, Carolina Ballistic, Centigon, Centur, Diamond Glass, Distribuciones e Importaciones del Pedregal, Dupont, IBN Industrias Militares, Optical Products Advanced, Protelife Armour Boutique y Seguicol, colocarse en la mente de los consumidores, pues lo productos ofrecidos por estas compañías cumplen o exceden las normas de calidad y respaldo posventa que el cliente necesita.

Aseveró que para el CNIB posicionarse en el mercado nacional y extranjero, obliga a fijar el compromiso de mantenerse a la vanguardia en investigación y desarrollo tecnológico, buscar y probar nuevos materiales, así como capacitar y mantener el alto nivel del personal encargado del blindaje de automotores, prendas de vestir e instalaciones estratégicas, oficinas o casas habitación.

Ante este crecimiento de la industria en general –afirmó el representante del CNIB-, además de las condiciones de inseguridad que permean a nivel nacional, el cliente ha desarrollado una cultura de autoprotección que empieza por su hogar, sigue en su fuente de empleo y termina con su movilidad, por lo que se equipa de diversos artículos de seguridad y el automotor blindado es una parte primordial de esta estrategia.

Autos blindados

Respecto al blindaje automotriz (el más común de uso para un sector económico de la sociedad), las perspectivas del CNIB eran obtener un crecimiento del 12% en todos los Niveles al cierre de 2019, pero esta cifra se logró antes de concluir el mes de julio, por lo que al final de diciembre se espera una colocación entre el 20 y 25% para el mercado interno y externo.

El  directivo enfatizó que el 70% de los compradores de los automotores acorazados Nivel III corresponde al sector privado, mientras que el resto lo ocupa el gobierno con los Niveles IV, V y VII, que protegen contra impactos de rifles de alto poder y fusiles de asalto (aunque en la actual administración federal y varias estatales, las compras por el momento están detenidas).

En este tenor, los modelos más solicitados fueron la Suburban, Grand Cherokee y Tahoe. La Ciudad de México fue la metrópoli donde se concentró el 60% de la comercialización (por los embates de la delincuencia dispersa) y el resto fue para el interior de la República.  

“Blindaje parcial” no es blindaje

“Como industria responsable enviamos información precisa al consumidor que el tener un vehículo blindado no es un gasto, sino una inversión. Además, el usuario cuenta con el respaldo de una empresa seria que cumple con todo lo legal que establece la Dirección General de Seguridad Privada (DGSP) y el Sistema de Administración Tributario (SAT), incluso excede los parámetros de calidad y servicio postventa ”, afirmó el presidente del CNIB.

Destacó que el CNIB por sí mismo y en unión con otras empresas ajenas al organismo, trabajan para fomentar, mejorar y enaltecer a la industria mexicana del blindaje, por ello están atentas para evitar que a través de compañías poco éticas, engañe o informe mal a los usuarios finales.

Aseveró que los precios de los blindajes parciales oscilan entre 20 mil y 22 mil dólares en Nivel III vs los 35 mil a 40 mil dólares que vale un blindaje completo de compañías certificadas.

En otro orden de ideas, el CNIB dio la bienvenida a su nuevo asociado Seguicol, representado por Ricardo Caballero. Esta empresa cuenta con más de 12 años de experiencia en el diseño, producción, calidad, tecnología e innovación en equipos de protección como chalecos y ropa balística, industrial para protección personal, policial, ejército y entes gubernamentales.