Home | Principal - Proveedores | Bosch buscará crecer este año nuevamente por encima de los mercados

Bosch buscará crecer este año nuevamente por encima de los mercados

A pesar de la debilidad económica en la industria automotriz, Grupo Bosch mantuvo en el 2019 el mismo nivel de ventas que el año anterior. Según cifras preliminares, el proveedor de tecnología y servicios generó el año pasado, ventas por valor de 77.9 mil millones de euros. Pero aunque estos ingresos se pusieron a la par con los del 2018, en el ajuste por los efectos del tipo de cambio las ventas cayeron 1.1 por ciento.

En la presentación de dichas cifras, Volkmar Denner, presidente del Consejo de Administración de Robert Bosch GmbH, indicó que la caída en la producción de automóviles “dejaron también su huella en Bosch. A la vista de los desafíos actuales, la diversificación de la compañía tiene un efecto estabilizador que ayuda a expandir los negocios existentes y a desarrollar nuevos”.

Las ganancias antes de intereses e impuestos (EBIT), el año pasado alcanzaron los 3 mil millones de euros situando el margen EBIT estimado en poco menos del 4 por ciento, un resultado afectado por la desaceleración de la producción automotriz, particularmente en mercados clave como China e India, la continua reducción de la cuota de motorización diésel en automóviles, los altos costos de reestructuración y el aumento de las inversiones anticipadas en proyectos.

Este año la empresa planea invertir más de mil millones de euros en la movilidad electrificada, automatizada y conectada del futuro.

A decir de Stefan Asenkerschbaumer, CFO y vicepresidente del Consejo de Administración de Bosch, este año es de desafío para muchas empresas sobre todo de la industria automotriz, por lo  tanto, también para Bosch. “Sin embargo en las áreas y regiones importantes para nosotros, queremos crecer este año una vez más, por encima de los mercados”.

Denner explicó que la movilidad del mañana no sólo será electrificada y automatizada, sino también conectada y personalizada; y Bosch está preparada, aún cuando el camino hacia la movilidad del futuro presenta desafíos importantes para la industria automotriz, cuando su producción se espera reduzca este año a nivel mundial por tercer año consecutivo.

Es decir, este año la firma alemana pronostica una nueva disminución del 2.6 por ciento, hasta unos 89 millones de vehículos en todo el mundo, casi 10 millones menos que en 2017, situación que podría mantenerse constante en los próximos años sin aumento en la producción mundial antes del 2025.

Oportunidad de negocio

Según el Foro Internacional del Transporte (ITF), la movilidad personal aumentará en casi un 50 por ciento en todo el mundo entre 2015 y 2030. El automóvil seguirá siendo el medio de transporte número uno con perspectivas de convertirse en un medio más seguro, cómodo y ecológico, señaló Denner, por lo que tecnologías como el Internet de las cosas (IoT), la inteligencia artificial (IA) y la celda de combustible adelantarán el tránsito hacia una movilidad alternativa.

En este sentido, Bosch se beneficiará de su temprana entrada en estas áreas de desarrollo cuando los nuevos fabricantes de automóviles eléctricos requieren de solucionas completas, en lugar de componentes.

Pero además de sus inversiones regulares para capacitar su plantilla, Bosch lanza un nuevo programa de formación en IA para alrededor de 20 mil empleados.

Inversión en áreas de expansión

En el período comprendido entre 2013 y 2020, Bosch habrá invertido 3 mil millones de euros en nuevas áreas de expansión; este año se destinarán 500 millones de euros sólo en electromovilidad, incluidas las celdas de combustible, así como más de 600 millones de euros en conducción automatizada y 100 millones más en soluciones de movilidad conectada.

Al dirigirse hacia nuevas tecnologías, Bosch asegura un potencial de ventas en mercados de miles de millones. Por esto, la firma está completando su portafolio de sensores con la producción de los lidar de largo alcance, así como el medidor de distancia basado en láser que detecta objetos no metálicos a gran distancia, como rocas en la carretera; además de impulsar la comercialización de la celda de combustible.

La compañía también continúa invirtiendo en motores de combustión altamente eficiente. Según investigación de mercado de Bosch, dos de cada tres vehículos nuevos que se matriculen en el 2030, seguirán funcionando con diésel o gasolina, además de los híbridos.

Denner dijo estar comprometido con el uso de combustibles sintéticos renovables, ya que “los vehículos tradicionales en circulación, también desempeñan su papel en la reducción de las emisiones de CO2; los combustibles sintéticos renovables pueden hacer que el proceso de combustión sea neutral en carbono”. Por lo que llamó a los responsables políticos para poner en marcha el marco para la neutralidad tecnológica.

Desarrollo en 2019

El desarrollo de negocio en el 2019 fue similar en diversas unidades operativas de Bosch, por ejemplo, en Soluciones de Movilidad el crecimiento superó la producción automovilística mundial; con 47 mil millones de euros, las ventas llegaron al nivel del año anterior. En términos nominales, representó una disminución del 0.1 por ciento o de 1.5 por ciento después de ajustar los efectos del tipo de cambio.

Mientras que en el sector de Tecnología Industrial logró ventas de 7.4 mil millones de euros, un 0.1 por ciento más que el año anterior, a pesar de una disminución de más del 4 por ciento en los pedidos de ingeniería mecánica. Ajustadas a los efectos del tipo de cambio, las ventas cayeron un 1.2 por ciento.

Y en el desarrollo de Bosch por región, reportó que en Europa experimentó un desarrollo estable. Con 41 mil millones de euros, las ventas estuvieron a la par con el año anterior; en Norteamérica crecieron 5.3 por ciento hasta los 13 mil millones de euros; en Sudamérica las ventas aumentaron hasta los 1.4 mil millones de euros y en Asia Pacífico el desarrollo del negocio fue negativo con ventas abajo con 3.1 por ciento. 

Perspectivas para 2020

Bosch espera que la economía mundial crezca sólo un 2 por ciento en 2020. “Frente a la continua debilidad económica, el crecimiento mundial se desacelerará aun más”, dijo Asenkerschbaumer. En particular, industrias fundamentales como la automotriz y la producción de maquinaria están en declive. Además, las disputas comerciales entre Estados Unidos y China, así como el inminente Brexit, están haciendo que las previsiones se nublen. 

A la vista de la sobrecapacidad en la industria automovilística y de los cambios en la combinación de tecnologías de propulsión, Bosch continúa revisando sus estructuras de costos. Donde sea necesario, los ajustes de personal se harán de una manera socialmente aceptable.