Home | Automotriz | Bosch completa gama de sensores para conducción automatizada

Bosch completa gama de sensores para conducción automatizada

Antes de que la conducción automatizada segura sea una realidad, se requiere de un tercer sensor además de la cámara y el radar. De ahí que Bosch trabaja en la producción de los sensores LIDAR (Light Detection and Ranging, por sus siglas en inglés) de largo alcance, los primeros aptos para el uso en el automóvil, indispensables para las funciones de conducción en los niveles SAE 3 a 5 además de cubrir distancias tanto largas como cortas en autopistas y en la ciudad.

“Al llenar el hueco de los sensores, Bosch hace que la conducción automatizada sea una posibilidad viable”, indicó Harald Kroeger, miembro del Consejo de Administración de Bosch, quien agregó que la firma quiere aprovechar las economías de escala para reducir el precio de la tecnología y hacerla adecuada para el mercado de masas.

Bosch y la conducción automatizada

Sólo el despliegue paralelo de tres principios de sensores, garantiza que la conducción automatizada ofrezca la máxima seguridad cuando se despliega, lo que ha confirmado Bosch a través de análisis donde los desarrolladores investigaron todos los casos de uso de las funciones de conducción automatizada, desde la asistencia en carretera hasta la totalmente automatizada en ciudades.

Ejemplo de ello es si una motocicleta se acerca a un vehículo automatizado a alta velocidad en un cruce, además de la cámara y el radar, se necesita un LIDAR para garantizar la detección fiable de la primera. En este caso, el radar puede tener dificultades para detectar la estrecha silueta de la motocicleta y los carenados de plástico mientras que la cámara puede ser deslumbrada por la luz que cae sobre ella. Es por esto que se necesita un radar, una cámara y un LIDAR.

LIDAR, elemento esencial en la conducción automatizada

En los sistemas LIDAR el sensor emite pulsos de láser y captura la luz láser que se dispersa; entonces el sistema calcula las distancias con base en el tiempo medido que tarda la luz en rebotar. Como resultado, la herramienta de medición de distancia basada en láser, puede detectar incluso objetos no metálicos a gran distancia, como las rocas en la carretera, lo que significa que hay tiempo suficiente para iniciar maniobras de conducción, como frenar o desviarse.

“Queremos que la conducción automatizada sea segura. De este modo contribuiremos de forma decisiva a la movilidad del futuro”, resaltó Kroeger. 

El LIDAR de largo alcance de Bosch no sólo cumplirá todos los requisitos de seguridad para la conducción automatizada, sino que también permitirá a los fabricantes de automóviles integrar eficientemente la tecnología en una amplia gama de tipos de vehículos en el futuro.

Bosch, como líder en innovación en tecnología de sensores para sistemas de asistencia al conductor y conducción automatizada, desarrolla y fabrica desde hace años millones de sensores de ultrasonidos, radares y cámaras. El año pasado sus ventas de sistemas de asistencia al conductor aumentaron 12 por ciento.

Hace poco ingenieros de Bosch consiguieron llevar la tecnología de las cámaras utilizadas en los coches a un nuevo nivel, mejorándola con inteligencia artificial. La técnica de cámara detecta los objetos, los clasifica en clases como vehículos, peatones o bicicletas y mide su movimiento. En el tráfico urbano congestionado, la cámara también puede reconocer y clasificar vehículos parcialmente oscurecidos o que cruzan, peatones y ciclistas de forma rápida y confiable.

Esto permite al vehículo activar una advertencia o una maniobra de frenado de emergencia según sea necesario. Además, los ingenieros de Bosch perfeccionan continuamente la tecnología de radar. La última generación de sensores de radar de Bosch capta mejor el entorno del vehículo, incluso con mal tiempo o con poca luz. Su mayor alcance de detección, su gran apertura y su gran separabilidad angular son la base de este impacto.