Home | De buena fuente - Entérese | Bosch establece pautas empresariales para el uso de la inteligencia artificial

Bosch establece pautas empresariales para el uso de la inteligencia artificial

Bosch publicó directrices para el uso de la inteligencia artificial (IA), un código de ética que se basa en la máxima de que los humanos deben mantener el control sobre todas las decisiones basadas en la IA.

“Nuestro código de ética de IA brinda a nuestros empleados, pautas claras para el desarrollo de productos inteligentes”, dijo Volkmar Denner, CEO de Bosch, en la inauguración de Bosch ConnectedWorld (BCW) de este año en Berlín. “Nuestro objetivo es que las personas confíen en nuestros productos basados en inteligencia artificial”.

Para 2025, el objetivo es que cada producto Bosch contenga IA o haya sido desarrollado o fabricado con su ayuda y que sean seguros, robustos y explicables. “La confianza sólo puede surgir si la gente ve que la IA no es una caja negra. Y esta confianza será un factor clave de calidad en el mundo conectado”, dijo Michael Bolle, el CDO y CTO de Bosch.

En los próximos dos años, Bosch planea capacitar a 20 mil empleados en el uso de la IA y su código de ética será parte de dicho programa.

La IA

La consultora PwC proyecta que desde ahora hasta 2030, la IA aumentará el PIB en China un 26%, en América del Norte un 14% y en Europa alrededor de 10%. Una tecnología que ayudará a superar los desafíos y a optimizar los resultados en áreas como el transporte, la acción climática, la medicina y la agricultura.

A decir de Bosch, la inteligencia artificial debería servir a las personas como herramienta y describe tres enfoques posibles y todos tienen en común que en los productos basados en IA desarrollados por Bosch, los humanos mantendrán el control sobre cualquier decisión que tome la tecnología.

En el primer enfoque (human-in-command), la inteligencia artificial es únicamente una ayuda como en aplicaciones para la toma de decisiones, apoyando en la clasificación de objetos u organismos.

En el segundo enfoque (human-in-the-loop), un sistema inteligente toma de forma autónoma decisiones que los humanos pueden anular en cualquier momento, como en la conducción parcialmente automatizada donde el conductor humano puede intervenir en la decisión de asistencia al estacionarse.

Y tercer enfoque (human-on-the-loop) se utiliza en aplicaciones como los sistemas de frenado de emergencia.

Bosch espera también que su código de ética de IA, contribuya al debate público sobre la inteligencia artificial; es necesario un diálogo entre los responsables políticos, la comunidad científica y el público en general.

Por eso Bosch se ha inscrito en el Grupo de Expertos de Alto Nivel en Inteligencia Artificial, organismo designado por la Comisión Europea para examinar temas como la dimensión ética de la IA. En una red global que actualmente comprende siete ubicaciones, y en colaboración con la Universidad de Ámsterdam y la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh, PA, la compañía también está investigando sobre IA segura y confiable.

Del mismo modo, como miembro fundador de la alianza de investigación Cyber Valley en Baden-Württemberg, Bosch está invirtiendo 100 millones de euros en la construcción de un campus de IA, donde 700 de sus propios expertos pronto trabajarán codo a codo con investigadores externos y asociados de nuevas empresas. 

El Bosch ConnectedWorld, 19 y 20 de febrero de 2020, reunió a más de 80 expositores que mostraron las últimas tendencias y desarrollos en el mundo conectado. Entre los más de 170 ponentes, se encuentran el CEO de Bosch, Volkmar Denner y el CDO / CTO de Bosch, Michael Bolle, así como Roland Busch, subdirector general de Siemens, Axel Stepken, presidente del Consejo de Administración de TÜV Süd, y Scott Guthrie, vicepresidente ejecutivo de Microsoft’s Cloud y AI Group.