Home | Entérese - Secundarias | Cinco mitos y realidades sobre el seguro de auto

Cinco mitos y realidades sobre el seguro de auto

Cada año se producen más de 350 mil accidentes en zonas urbanas, en los que se ve involucrado al menos un vehículo automotor1. Las causas y las consecuencias de estos sucesos son muy variadas, pero de no contar con un seguro de automóvil ante esta situación, las personas involucradas sufrirán, además, un desequilibrio financiero derivado de gastos médicos, asistencia legal y la reparación o reposición de su vehículo.

 

         Es común que entre los usuarios existan dudas respecto a las características, coberturas y la utilidad de los seguros de autos, y que se construyan mitos alrededor del tema, por ello Daimler Financial Services México aclara los más comunes:

 

Mito 1: No es necesario asegurar el auto.

 

         Realidad: Todo vehículo que circule en la Ciudad de México, debe contar un una póliza de seguro de responsabilidad civil vigente, que ampare, al menos, la responsabilidad civil y daños a terceros en su persona, en términos de la ley.*

 

         Además, contar con él presenta grandes beneficios. El principal es que brinda protección y evita un desequilibrio financiero ante un accidente, ya que permite contar con atención médica, asesoría legal y la reparación del vehículo, de ser necesario.

 

Mito 2: Al contar con seguro, el auto está automáticamente protegido contra robo, vandalismo y daños materiales.

 

         Realidad: El seguro brinda protección, pero es necesario conocer los paquetes de cobertura que se pueden adquirir y tener claro cuál de ellos incluye la que se ha solicitado. Cabe aclarar que a mayor cobertura, el costo de la póliza incrementará, pero garantizará una mejor protección.

 

Mito 3: Cualquier vendedor de seguros sabe exactamente qué póliza requiere cada persona.

 

         Realidad: La contratación de un seguro debe realizarse por medio de un asesor financiero capacitado y autorizado por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas2. De esta forma, se puede confiar que dicha persona tendrá pleno conocimiento de toda la información necesaria para que el solicitante pueda decidir la opción que más le convenga y obtener la cobertura adecuada.

 

Mito 4: El seguro es caro.

 

         Realidad: Con asesoría financiera se puede armar un plan de protección accesible para el solicitante. El pago del seguro se puede efectuar con cargo a la tarjeta de crédito, débito, o bien, incluir en la mensualidad del automóvil cuando éste (nuevo o seminuevo) se adquiere a través de un financiamiento.

 

Mito 5: El seguro se renueva automáticamente después de vencido el primer año de contratación.

 

         Realidad: Al vencerse el plazo de vigencia de la póliza adquirida, se debe contactar a la institución con la que fue contratado para solicitar la renovación o cancelación del seguro, según sea el caso. Es importante hacerlo dentro del tiempo estipulado en el contrato, para evitar pasar un mal rato.

 

Referencias:

 

1Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), Estadística de accidentes de tránsito terrestre en zonas urbanas y suburbanas, 2011.

2Revista del consumidor, Seguros de automóviles, 2001.

*Reglamento de Tránsito Metropolitano. Capítulo VII “De los accidentes de tránsito y de la responsabilidad civil resultante”. Artículo 34.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *