Home | Carga - Principal | ¿Cómo mantener operando las Cadenas de Suministro en tiempos de crisis?

¿Cómo mantener operando las Cadenas de Suministro en tiempos de crisis?

Parte 3

Con la presentación de los tres últimos puntos, #SoyLogístico completó el decálogo de medidas para mantener operando la Cadena Suministro en tiempos de crisis, elaborado por los ejecutivos logísticos que integran el Consejo de #SoyLogístico Asociación.

En el tercero de los Webinar presentado por el organismo, Carlos Caratachea, director Nacional de Operaciones de Danone, explicó los puntos para redoblar los esfuerzos para enfrentar la inseguridad del transporte, para considerar proveedores alternos y para poner en acción el Plan de Continuidad de Negocio.

Caratachea hizo una recapitulación de los siete puntos expuestos en los anteriores Webinar; recordó que Alberto Modiano, vicepresidente de Cadena de Suministro de Nestlé, habló de hacer un plan por escrito, de tener comunicación para dar claridad y tener certidumbre hacia dentro y fuera de la empresa, de salvaguardar la salud de los colaboradores y de aplicar las mejores prácticas de higiene en las instalaciones. 

Mientras que Paco Giral, director general de netLogistiK, expuso tres temas: Mantener la productividad y la energía positiva, asegurar la continuidad de los procesos operativos y el ajuste de pronósticos de demanda compra.

Carlos Caratachea inició con los tres puntos finales del decálogo, siendo el primero de ellos (y número ocho en la lista), el de redoblar esfuerzos para enfrentar la inseguridad del transporte. “Prácticamente todos los días hay eventos relacionados al robo o saqueo de transporte de distribución primaria o distribución secundaria y esto tiene una connotación bastante fuerte”, dijo el directivo.

Reconoció que el robo al transporte tiene implícito varios costos indirectos, por ejemplo: tener penalidades con sus clientes, ciertos costos de reposición de productos, costos de almacén, aumento en la prima del seguro, costos de oportunidad perdida, afectación a la marca y la pérdida de la oportunidad de salida del producto al mercado, entre otros.

Por lo anterior, se debe trabajar “de manera distinta, con planes y procedimientos bastante robustos, que tenemos que trabajar con todo el gremio de transporte y con toda la parte de asociaciones y autoridades”.

El especialista recomendó realizar una entrega por semana a los puntos de venta, reducir horarios de entrega y contratar custodias para realizar las entregas en Cedis de clientes o puntos de venta en zonas más inseguras; adicionalmente también consideró oportuno cabildear con cámaras, asociaciones y autoridades para lograr un estado de derecho que permita el abasto seguro.

El directivo también considera puntos que pueden afectar la continuidad operativa, tales como restricciones de acceso al transporte en ciertos estados o municipios, así como la corrupción en algunos lugares que está aprovechando la situación de la pandemia. “Algo con lo que se están enfrentando todos los transportistas de distribución primaria, es que también están cerrados los restaurantes y los servicios sanitarios en todas las carreteras y pueden caer en el crimen organizado”, agregó.

El segundo punto y noveno en el decálogo, es el que trata sobre considerar proveedores alternos, preferentemente locales, a los que pudieran sufrir alguna interrupción de sus servicios. En este sentido, Carlos Caratachea recomendó la incorporación de un proveedor adicional para entregas al interior de la República, así como la compra de material de empaque a proveedores nacionales adicionales a los que se trabaja de forma regular.

También sugirió analizar el incluir otros proveedores adicionales de servicios. Hay que considerar la diferencia en la demanda de productos; por ejemplo, señaló que en alimentos y bebidas, productos de limpieza, de cuidado personal y farmacéuticos, la demanda ha aumentado entre un 130 por ciento para bebidas hasta 250 por ciento para el tema farmacéutico.

El último punto del decálogo es la consideración de poner en acción el Plan de Continuidad de Negocio (BCP) o Plan de Recuperación de Desastre (DRP).

“Estos planes deben estipular claramente los pasos a seguir en cada etapa definida en concordancia con los organismos de gobierno, en función a la severidad o criticidad y evitar tomar decisiones de pánico”.

Entre las particularidades de este punto, el directivo especificó que se deben incluir en dicho plan a miembros del comité de dirección o dueños de empresa, así como definir lugar de reunión y horarios, además de canales y formas de comunicación, tanto interna como externa.

“Algo que es muy importante son los canales y las formas de comunicación interna, tener la misma entrada estándar de comunicación y externa para poder interpretar de manera adecuada y correcta cada uno de estos decretos o políticas a seguir”.

También se recomienda la creación de comité de recuperación en caso de desastres, la inclusión de ayuda para transporte y las acciones a realizar si alguien se siente con algunos síntomas. En caso de enfermedad, es preciso redefinir los horarios de trabajo como tener turnos expandidos de 12 horas y una plantilla de emergencia, entre otros.

“Queda mucho por trabajar, el plan de contingencia lo tenemos que ir madurando conforme se nos van presentando las cosas; es un trabajo y una disciplina muy ardua por hacer con mucha comunicación interna y una conexión externa bastante fuerte, con lo que está pasando allá afuera”, concluyó Carlos Caratachea, director Nacional de Operaciones de Danone.