Home | De buena fuente - Entérese | En temporadas de lluvia los accidentes de auto aumentan hasta un 30%: Mapfre

En temporadas de lluvia los accidentes de auto aumentan hasta un 30%: Mapfre

El conducir en temporada de lluvias puede representar un riesgo adicional, ya que la visión reducida, suelos derrapantes y descomposturas a causa de las inundaciones y charcos profundos pueden generar un accidente grave. Según la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), la temporada de lluvia empezó en nuestro país el 15 de mayo y se espera que en esta temporada se formen cerca de 30 a 40 ciclones de los cuales probablemente cinco impacten en el país.

En México ocurren 2.6 millones de accidentes vehiculares por año, los cuales incrementan de 20% a 30% en temporadas de lluvia (Instituto Mexicano de Transporte). Además las causas de accidentes por agente natural representan más del 90% de los percances. (Instituto Mexicano de Transporte).

Por estas razones, la conducción con lluvias es delicada y requiere especial atención por parte del conductor ante la disminución de la adherencia de los neumáticos con la carretera. Esto se debe a que el agua tiende a desprender una delgada película de aceites y lubricantes que se han pegado en el pavimento anteriormente, lo que puede producir el temido Aquaplaning (deslizamiento) que puede fomentar la pérdida de control de nuestro vehículo.

El otro gran inconveniente es la pérdida de visibilidad, ya sea por el empañamiento de cristales o la presencia de lluvias fuertes. Esto, no solo puede causar que se produzca un incidente inmediato, sino que también puede propiciar que no veamos objetos que se aproximan hacia el vehículo arrastrados por las lluvias.

Por último, las inundaciones y charcos profundos pueden ocasionar severos daños a nuestros vehículos, los cuales pueden traducirse en costos elevados de mantenimiento y reparación, lo cual, además, puede reducir la vida útil de nuestro automotor.

¿Cómo evitar riesgos?

Algunos consejos que expone MAPFRE Seguros, es el de reducir la velocidad de conducción adecuándose al estado de la carretera. También, es recomendable aumentar la distancia de seguridad entre vehículos,  con los frenos mojados la distancia de frenado aumenta y también lo hace la posibilidad de que se bloqueen las ruedas, a pesar del ABS, por lo que el conductor debe de usar el pedal de freno con más suavidad.

En el caso de realizar virajes en curva, el conductor deberá anticipar la frenada y realizarla con la dirección lo más recta posible para evitar las inercias laterales que comprometan la direccionalidad de las ruedas. Cualquier cambio de dirección o maniobra deberá ser lo más suave posible para evitar reacciones bruscas o inesperadas del vehículo en conducción.

En el caso de inundaciones o charcos profundos, lo aconsejable es atravesarlos usando los carriles centrales, ya que las calles están diseñadas para que el agua escurra hacia los lados. Además, se debe de pasar a una velocidad reducida para evitar daño eléctrico del auto, pero nunca dejando de pisar el acelerador, ya que el agua puede colarse a través del escape directo hacia el motor del auto y causar daños irreparables o muy costosos.

Según, Tania Jiménez, Directora de Automóviles en MAPFRE México “Aunque tengamos las más altas precauciones, los accidentes suelen ocurrir, durante lluvias fuertes. Por lo que un seguro con cobertura amplia para Automóviles es imprescindible para cuidar al conductor, acompañantes, su vehículo, y su cartera.”

El contar con un seguro de automóvil debe de ser una prioridad para todos los conductores, ya que suelen ser accesibles y existen muchas opciones personalizables, lo cual modula el costo de la póliza.