Home | Automotriz | Histórica planta Volvo Torslanda, celebra 50 años de trayectoria

Histórica planta Volvo Torslanda, celebra 50 años de trayectoria

Para la industria automotriz sueca el año 1964 fue de importancia, ya que Volvo Cars abría las puertas de su planta en Torslanda, con la mayor inversión industrial en la historia de ese país.

 

         La planta con capacidad para construir 200 mil unidades al año, impuso un nuevo estándar en el desarrollo de nuevos modelos, volúmenes de producción y tecnología de manufactura. Durante 10 décadas diferentes clásicos fueron producidos ahí y que definieron la esencia de la marca Volvo, así como la seguridad, impacto ambiental y calidad. Hoy, a 50 años de existencia, Volvo Cars Torslanda es el complejo con mayor precisión que nunca.

 

         A ella se anexó la planta de carrocería, Torslanda TA3, además de una inversión multimillonaria en la plataforma SPA (Scalable Product Arquitecture), constituyen las bases para el desarrollo flexible y la producción de futuras generaciones de modelos Volvo.

 

         A decir de Lars Wrebo, vicepresidente senior de Compras y Fabricación, estas inversiones representan oportunidades de Volvo Car Torslanda en el futuro. “Hablamos de un gigantesco proyecto que en términos financieros está a la par con la construcción del puente de Oresund que une Suecia con Dinamarca. Esta planta recibió el mandato de construir el nuevo XC90 es que la experiencia de nuestros empleados también beneficiará el desarrollo de nuestros próximos modelos”, explicó.

 

         La historia de Volvo Car Torslanda inició en 1957 y el 24 de abril de 1964 fue inaugurada. El edificio de la planta con sus tres unidades de más de un kilómetro de longitud y la valla que rodea la instalación, era de no menos de 4.2 kilómetros de largo.

 

         El plan de producción se fijó en 110 mil coches al año en un solo turno; 150 mil en dos turnos y hasta 200 mil al año en operación a gran escala. La planta podría manejar 1,600 vehículos de forma simultánea en diferentes etapas de producción.

 

         La inversión total fue de 240 millones de coronas suecas y el proyecto se completó gracias a la cooperación con el Estado Sueco. Esta planta era de importancia para la nación entera.

 

         La planta consta de tres unidades: TA, TB y TC que aún albergan los diferentes procesos de fabricación y su tecnología permite un proceso de producción totalmente regulada por la entrada de pedidos de clientes de todo el mundo.

 

         “La inauguración de TA3 y nuestro enfoque en SPA muestra la determinación de la empresa por mejorar nuestra producción en Torslanda y por ende impulsar el futuro de Volvo Cars”, concluyó Wrebo.