Home | Automotriz - Principal | Industria Automotriz pide a senadores razonar la regularización de vehículos ilegales

Industria Automotriz pide a senadores razonar la regularización de vehículos ilegales

De seguir el curso de regularizar los vehículos ilegales en el país, se estaría hablando de una caída del mercado del 43% y la disminución de la recaudación fiscal ante la falta de venta de vehículos nuevos, como en el IVA, ISAN e ISR. El primero podría caer en alrededor de 50 mil millones de pesos mientras que el del ISAN sería de alrededor de 20 mil millones, el Impuesto Sobre la Renta tiene otras consideraciones por lo que aún se está analizando.

Así se indicó durante la conferencia de prensa realizada por autoridades automotrices como la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) y la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), acompañados por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin).

Mientras que en la afectación en los empleos, “estaríamos viendo una caída de alrededor de 40 mil empleos únicamente en el sector de la distribución, a los que se agregarían los de la parte de la industria nacional de autopartes, en los camiones y tractocamiones”, comentó Guillermo Prieto Treviño, presidente de la AMDA.

“Así que hacemos un llamado nuevamente a los senadores a que puedan razonar el voto como ya lo hicieron anteriormente, que este artículo décimo quinto transitorio  no pase, están en juego empleos, el crecimiento de la economía, además de que como ya lo hemos repetido hasta el cansancio, no podemos legalizar lo ilegal”.

Otro punto relevante, agregó el directivo, son los ocho meses que pretenden dar de plazo, “lo que podría ser catastrófico para el mercado y esto tomando en consideración que ya venimos de 28 meses de caídas consecutivas en ventas de vehículos ligeros, por lo que manifestamos al senador Monreal que éste sea un tema para eliminar el artículo décimo quinto de la Ley de Ingresos de la Federación 2020”. El próximo 5 de noviembre será cuando la Cámara de Senadores someta a votación dicho artículo.

En su momento, Eduardo Solís, presidente de la AMIA, aseguró ser inaudito que “siendo el contrabando delito grave, lo sea siempre y cuando no se trate de autos que entraron al país sin justificar su estancia legal.”

“El año pasado entraron cerca de 160 mil autos usados de procedencia extranjera de manera legal, pagaron sus impuestos, hicieron sus pruebas de gases, cumplieron con las disposiciones que les marca no sólo la Ley Aduanera, sino también los acuerdos, reglas que existen de comercio exterior y de acuerdos intersecretariales para asegurar que esos autos son aptos”.

Los que ahora se quieren regularizar, indicó, son unidades que están ilegalmente en el país y se pretende a través de cambios legislativos, cambios a la Ley Aduanera, que se vuelvan legales sin importar el impacto al medio ambiente; “no hay que olvidar que estamos hablando de la basura vehicular de Estados Unidos”.

Dijo agradecer a la Cámara de Senadores por mantener una postura congruente con la ley; “al diputado Mario Delgado (quien promueve la regularización) que existen mesas de trabajo con el Ejecutivo para buscar la facilidad administrativa para estos autos que se encuentran ilegales en el país, que aquí acudan a algún kiosco a realizar los trámites necesarios como lo marcan el decreto de autos usados en la frontera y el decreto del interior del país”.

“Las mesas de trabajo son entre dependencias que fueron encomendadas para resolver este tema, como Economía, Hacienda, Gobernación, Seguridad Pública y Consejería Jurídica de la Presidencia. Nosotros nos hemos sentado con todos para mostrar nuestra apertura a que se lleve a una solución que sea ordenada, que todos los involucrados estén claros que después de cierto plazo preventorio, los Estados estén encomendados a poder recoger todos los vehículos que no se acercaron a estos kioscos.”

Carlos Salazar, presidente del CCE, indicó: “Nos sentimos realmente preocupados porque  una vez más se avala una decisión que fomenta la ilegalidad. Nos parece que decisiones de esa naturaleza, cuando estamos tratando de construir un país  en donde las leyes prevalezcan, donde todos tengamos que obedecer el mandato de la legislación y al mismo tiempo los creadores de las leyes, en este caso la Cámara de Diputados, vuelva a repetir la situación relacionada con la importación ilegal de automóviles, dando la promesa de que esta situación puede ser regularizada en el futuro, nos parece  fuera de proporción, de contexto y nos causa una preocupación.”

“Lo que nosotros estamos defendiendo no es solamente la industria automotriz o a los distribuidores de ésta, a todos los representantes del sector privado nos interesa defender la legalidad de México, no podemos avalar actos ilegales”.