Home | Automotriz | Industria Nacional de Autopartes en el marco del TPP

Industria Nacional de Autopartes en el marco del TPP

La industria automotriz y de autopartes, ha experimentado un crecimiento en los últimos 20 años a raíz de la firma del Tratado de Libre Comercio con América del Norte sin precedente. Ello ha posicionado a México como el séptimo fabricante mundial de autos ligeros y el quinto en autopartes, convirtiendo a este sector industrial en el que más balanza positiva de divisas aporta al país.

A éste se han agregado otros tratados como el de Europa, Japón y un acuerdo comercial con Brasil y Argentina, que han abierto fronteras a nuestro sector, dando la oportunidad de diversificar nuestros mercados y lo que ha hecho atractivo al país para la inversión extranjera automotriz.

Las recientes inversiones automotrices de Japón, Alemania y Corea han llegado a México gracias a cuatro factores principales: situación geográfica, competitividad de costos, la base instalada de proveeduría automotriz y la red de Tratados de Libre Comercio que dan acceso a nuestros productos en muchas partes del mundo.

Es conocido por todos que las reglas de contenido regional automotriz, se han reducido a través del tiempo en los diferentes tratados pasando de 60% en el TLC a un 30% firmado en el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Corea.

“Hace 10 semanas fuimos informados en la ronda ministerial en Hawai, Estados Unidos, que se habían acordado en forma bilateral reglas de origen automotrices para el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP por sus siglas en inglés) entre Japón y Estados Unidos, de 45% en autos ligeros y 30% en autopartes”, informó Oscar Albín, presidente ejecutivo de la Industria Nacional de Autopartes (INA).

Con esto, explicó, Japón lograba tener las mismas preferencias dadas por Estados Unidos a Corea.

“Afortunadamente nuestros representantes del Gobierno Federal liderados por el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, se opusieron enfáticamente a firmar dicho acuerdo en forma, argumentando que iba en contra del interés de la industria automotriz de nuestro país y que no se pasaría por alto, dada la importancia estratégica de nuestra industria para México”.

A partir de ahí se sumaron a este descontento la industria de autopartes de Canadá y del mismo Estados Unidos, al rechazar el acuerdo previo, afin a los intereses de Japón.

El riesgo que corre la industria de autopartes con un contenido del 30%, es que países de bajo costo dentro del TPP como Vietnam y Malasia pudieran convertirse en competidores nuestros directamente, utilizando materia prima de fuera de la región, es decir de China principalmente, dando entrada a países no firmantes del TPP con baja inversión de capital en procesos productivos.

Durante estas últimas 10 semanas se creó un grupo de negociación dentro del TPP enfocado únicamente en el tema automotriz, conformado por Japón, Estados Unidos, Canadá y México.

Después de largas y variadas rondas de negociación, finalmente se acordaron reglas de contenido regional que van de 35% al 45%, a través de los diferentes grupos de partes que componen un automóvil.

Esto obliga a los fabricantes de autopartes a cumplir con cierto porcentaje de su contenido regional con la transformación de la materia prima y con procesos productivos complejos, que deberán realizar con inversión de capital en la región.

El 70% de la manufactura de autopartes mexicanas tendrán el amparo de un contenido regional entre 40% y 45%, lo que nos protegerá de importaciones de países de bajo costo, sin inversión y con materia prima de países de fuera de la región.

Todas estas acciones tienen como fundamento la protección de nuestro actual mercado, lo cual se logra obligando a países del TPP a invertir en tecnología y procesos productivos importantes y no solo convertirse en maquiladoras de otros países, pero por otro lado debemos pensar en la oportunidad que se brinda a la industria automotriz del acceso a mercados que hoy no tenemos.

México en los próximos cinco años crecerá su manufactura de autos ligeros en 2 millones, lo que significa un incremento de más de 50%, y por ende se ejercerá un efecto tractor en las autopartes. El 80% de los autos producidos en México se venden en Estados Unidos y Canadá.

“Debemos cuestionarnos si estos dos países serán capaces de absorber más de 1.5 millones de autos producidos en México y tener acceso en años futuros a mercados como Australia, Nueva Zelanda, Malasia, Singapur y Vietnam.

“En resumen, la INA está complacida con el trabajo realizado por nuestros negociadores, en el rescate de última hora de las condiciones pactadas equivocadamente por Estados Unidos y Japón”.

 

Nota Preparada Por: Oscar Albin
Presidente Ejecutivo