Home | De buena fuente - Principal | Integración digital, clave para la cadena de suministro en 2021: Ryder

Integración digital, clave para la cadena de suministro en 2021: Ryder

Por: Ricardo Álvarez, Director Comercial y de Diseño de Soluciones de Ryder México

La crisis sanitaria provocada por la Covid-19 trajo consigo una serie de transformaciones en los procesos operativos de distintas industrias, al exigir una adaptación acelerada a los nuevos hábitos de consumidores que, al contar con un mayor abanico de experiencias de compra y de productos a su alcance, se han vuelto más observadores, exigentes y selectivos. Aunque estas características detonaron con el surgimiento de la pandemia, indudablemente permanecerán y se fortalecerán durante este 2021.

Entre los factores más importantes que resultaron en la transformación de los hábitos de consumo, se encuentra el crecimiento de las ventas en línea por parte de minoristas que, de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Ventas Online (AMVO), registraron un crecimiento de hasta 300 por ciento, y que  se espera  representen un 30 por ciento de sus ventas totales para el cierre del presente año, consolidando así un esquema de ventas centrado en la omnicanalidad y la respuesta casi inmediata hacia el consumidor final.

A medida que esto evoluciona, los operadores logísticos se han visto en la necesidad de fortalecer estrategias para la implementación de cadenas que de punta a punta sean resilientes, flexibles y confiables y de esta manera cumplir con las nuevas expectativas y exigencias de un mercado más conectado y con necesidad de acceso a una mayor cantidad de información.

En este contexto, la digitalización de la cadena de suministro, que permita analizar los procesos como redes dinámicas de sistemas integrados no lineales, es fundamental para una logística “Demand-driven”. Como se ha demostrado hasta ahora, el uso de herramientas digitales permite mejorar la productividad a través de almacenes, equipos de transporte y dispositivos interconectados que proporcionan los datos necesarios para una mejor trazabilidad, control y predictibilidad, reduciendo así los tiempos de entrega y sobrepasando las expectativas de los usuarios.  

Aunado al crecimiento del comercio electrónico, el confinamiento también hizo evidente la relevancia de la reconfiguración de las cadenas de suministro en donde la presencia de plantas de manufactura en zonas geográficas estratégicas y la cercanía con los mercados de mayor consumo (nearshoring) son críticos para generar un flujo de entrega más preciso, expedito y eficiente. De igual manera, muchas empresas han tomado acciones específicas como la diversificación y reubicación de su cartera de proveedores, así como la reingeniería de sus plantas productivas y centros de distribución. Si bien durante la emergencia sanitaria estas acciones tuvieron un carácter reactivo, las empresas señalan la importancia de consolidarlas como esenciales en sus cadenas de suministro ante la nueva normalidad.

Ante este panorama, empresas líderes en cadena de suministro, como Ryder México, ofrecen soluciones que incluyen la digitalización de procesos, el diseño de espacios de almacén, el cumplimiento de órdenes y la operación de redes de distribución coherentes e integrales tanto para el comercio electrónico y la omnicanalidad, como para la logística tradicional. Todo esto de la mano de estrategias de desarrollo del talento humano especializado y una constante capacitación de personal, asegurando contar con los mejores profesionales en logística y que permita a sus clientes contar con cadenas diligentes, oportunas y alineadas a sus necesidades.

La especialización y flexibilidad de soluciones como las desarrolladas por Ryder permiten a las empresas superar las disrupciones como las ocurridas durante el 2020 -que representaron un desafío para las operaciones-, así como desarrollar cadenas de suministro resistentes que sean adaptables, escalables y eficientes.

De cara a las perspectivas vislumbradas para 2021, las decisiones que deberán tomar los operadores de las cadenas de suministro en México y el mundo necesitarán estar sustentadas en factores como la agilidad, la proactividad y la escalabilidad para proporcionar a sus clientes experiencias más digitales y personalizadas, con mayor visibilidad y control sobre todos los elementos que componen su logística.