Home | De buena fuente - Principal | Llama sector automotriz a no ceder en la importación de autos usados

Llama sector automotriz a no ceder en la importación de autos usados

En conferencia de prensa asociaciones del sector automotriz refrendaron su respaldo al gobierno federal para continuar con las acciones que sirvan para aminorar el ingreso de vehículos usados y exigieron no ceder ante presiones y chantaje de importadores fronterizos.

asociaciones-usados15Integrantes de la Asociación Mexicana de la industria Automotriz (AMIA), la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), así como de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT) y la Industria Nacional de Autopartes (INA) presentaron en conjunto la problemática del ingreso de los vehículos usados provenientes de Estados Unidos y rechazaron las manifestaciones apartadas de la legalidad de los comerciantes fronterizos de vehículos importados.

Puntualizaron que a pesar del descenso del 29% en ligeros y del 6% en pesados en 2014, la importación de vehículos usados sigue siendo el principal freno del mercado interno automotor dado que por cada 10 camiones vendidos en México, entran seis más importados usados, con edad promedio de 16 años.

Eduardo Javier Solís Sánchez, presidente ejecutivo de AMIA, destacó la importancia de reducir las importaciones de esta “basura” vehicular para poder tener un mercado de autos usados sano que permita una verdadera renovación vehicular.

Reconoció la postura del gobierno federal de no acceder a las presiones de algunos grupos que mediante manifestaciones que incluyen el cierre de aduanas en el norte del país (Matamoros, Reynosa, Mexicali, San Luis Rio Colorado y Tijuana) afectan al comercio y la producción poniendo en riesgo el empleo de miles de mexicanos.

asociaciones-usados15-2Por su parte, Guillermo Prieto Treviño, presidente ejecutivo de la AMDA, declaró que la importación indiscriminada de más de siete millones de vehículos desde finales de 2005 ha frenado dramáticamente el desarrollo del mercado automotor.

“Ahora que el gobierno federal está ordenando la importación de vehículos usados los comerciantes e importadores amenazan con paralizar el comercio exterior bloqueando las aduanas. Esto es inadmisible y llamamos al presidente de la República, Enrique Peña Nieto a no ceder ante el chantaje de unos cuantos que buscan abusar del proceso electoral que se avecina”, reclamó Prieto Treviño.

En su momento Miguel Elizalde Lizarraga, presidente de la ANPACT, expuso que “nuestro país mantiene el nada honroso primer lugar en importación de tractocamiones usados, lo cual impacta negativamente la competitividad de México y limita el potencial de la industria. Cada camión usado importado que entra a territorio nacional, significa un empleo menos”.

asociaciones-usados15-3Desde la perspectiva de ANPACT, se trata de una competencia desleal “el espacio que ocupan los usados importados, lo pierde el mercado interno”.

Elizalde Lizarraga recordó que la importación de vehículos usados también impacta la seguridad vial: “Si todos coincidimos en que México necesita mejores caminos, no veo por qué no podemos tener mejores camiones. De ello dependen competitividad, mercado interno, empleos y seguridad”

asociaciones-usados15-4Al sumarse a estos pronunciamientos, Oscar Albin, presidente de la INA, destacó que “El estado deplorable en que se están importando vehículos en México provoca que muchos de ellos a unos cuantos meses de uso se desechen y sirvan como fuente de refacciones usadas, un mercado que no tendríamos y que no merecemos”, dijo.

?        De acuerdo con información de la AMDA, en 2014 se importaron a nuestro país 455 mil 372 vehículos ligeros usados, 29% menos que las unidades importadas en 2013. Sin embargo, en estos últimos diez años se han acumulado 7.5 millones de unidades chatarra circulando en nuestro país, con implicaciones severas en materia ambiental y de seguridad.

Las unidades importadas usadas representaron el 40% de las unidades nuevas comercializadas en 2014, afectando directamente a la renovación del parque vehicular al generar una importante sobreoferta en el mercado secundario de vehículos usados.