Home | Información Técnica | Lubricantes automotrices, opción para reducir tu huella de CO2

Lubricantes automotrices, opción para reducir tu huella de CO2

El cuidado del medio ambiente es un tema que en recientes fechas ha cobrado gran relevancia y puesto en el centro de la discusión el uso del automóvil, como uno de los factores que contribuye a la emisión de partículas que han provocado, en los últimos días, las alertas de contingencia ambiental.

De acuerdo con un estudio elaborado por el Centro Mario Molina para Estudios Estratégicos sobre Energía y Medio Ambiente, los vehículos automotores son responsables de más del 80 % de los contaminantes que afectan la calidad del aire en la Zona Metropolitana del Valle de México (1), por ello el mantenimiento del buen funcionamiento de los automóviles juega un papel fundamental para mitigar, en alguna medida, el efecto que causan al ambiente.

En los autos, la emisión de contaminantes está relacionada con el consumo eficiente de combustible. Es decir, entre más kilómetros se recorran con menor uso de combustible, menor será la cantidad de gases contaminantes que emita el motor, y es en este sentido que el aceite lubricante cobra especial importancia.

Compañías como TOTAL, desarrollan en sus centros de investigación fluidos especiales para motores, cajas de cambio y transmisión, que gracias a sus características ayudan a un mejor rendimiento en el gasto de combustible, lo que hace posible la obtención de resultados significativos en términos de ahorro de energía. Esta tecnología en lubricantes se le conoce como “Fuel Economy”.

Los productos “Fuel Economy” creados por TOTAL para responder a las necesidades y exigencias de los consumidores preocupados por el cuidado de su huella ecológica, pueden ayudar a reducir el consumo de combustible y la emisión de gases contaminantes hasta en un 4.2%. Esto depende de diversos factores como las características del vehículo, la manera de conducir, calidad del combustible, así como de la combinación en el uso de fluidos para mejorar el desempeño del motor y de los diferentes componentes mecánicos, entre otros.

Aunque parezca que usar un tipo de aceite diferente al común para la afinación de los automóviles es un cambio menor, si se considera que un solo coche podría dejar de emitir hasta 130 kg de CO2 al año, con el uso de la tecnología “Fuel Economy” (2), el impacto podría ser superior a más de 500 mil toneladas de dicho elemento, si se considera un parque superior a los cuatro millones de vehículos registrados tan sólo en la Ciudad de México (3).

Hoy en día las diferentes casas automotrices apuntan al uso de motores híbridos y eléctricos como una posible solución a la movilidad en las ciudades con bajo impacto en la calidad del aire. No obstante, en lo que se da la transición al uso de tecnologías amigables con el ambiente, es responsabilidad de las personas llevar a cabo acciones que ayuden a mejorar, en alguna medida, la eficiencia del consumo de energía de sus coches para reducir el nivel de emisiones contaminantes.

1. Centro Mario Molina; “Definición del protocolo de prueba y valores permisibles de emisión para vehículos en circulación a gasolina y diésel, mediante el uso de sistemas de medición a distancia”. México 2010.

2. Cálculo hecho con base en las emisiones de vehículos manifestadas por modelo de automóvil registradas en la página web: http://www.ecovehiculos.gob.mx/ecoetiquetado.php?vehiculo_id=9292 a cargo de la CONUE, INECC y PROFECO, consultado el 12 de abril de 2016.

3. De acuerdo con cifras del INEGI al 2012 de vehículos registrados en circulación en http://www.inegi.org.mx/est/lista_cubos/consulta.aspx?p=adm&c=8 consultado el 12 de abril de 2016.