Home | Entérese - Extras | Malas reparaciones en vehículos de autotransporte provocan accidentes

Malas reparaciones en vehículos de autotransporte provocan accidentes

La antigüedad de las unidades, su falta de mantenimiento y reparaciones inadecuadas en el autotransporte de carga y pasaje, son alguns de las principales causas de diversos accidentes viales en el país, según informe del Centro de Experimentación y Seguridad Vial, Cesvi México.

 

         A decir del organismo, el parque vehicular del transporte de carga en México se ha incrementado debido a la incorporación de unidades nuevas, sin embargo, éstas no han sido suficientes para disminuir la antigüedad promedio de los vehículos de este segmento, que es de 17.5 años.

 

         Al respecto, Ángel Martínez Álvarez, director general de Cesvi México, aseguró que la reparación de los vehículos de carga requiere de una especialización, “se podría pensar que la reparación de un vehículo industrial como tractocamión, semi-remolque o autobús es similar a la de un automóvil y no es así”.

 

         Por ello es necesario que los talleres cuenten con equipos adecuados y personal capacitado para realizar las reparaciones de manera adecuada. Entre las ventajas de lograr esto, Martínez Álvarez indicó que las unidades conservan las características de resistencia en elementos como el chasis, sin importar la antigüedad de los mismos.

 

         Asimismo los tiempos de reparación de los vehículos se reduce, lo que puede incrementar la productividad y eficiencia de los talleres; el tiempo de estadía de los vehículos disminuye y se pueden reparar piezas con costos elevados y difíciles de conseguir garantizando la resistencia estructural de las mismas.

 

         Además, al disminuir la sustitución de piezas como las de plástico reforzadas con fibra de vidrio, se reducen los daños generados al medio ambiente; se asegura el funcionamiento corrector de los vehículos, incluyendo los sistemas de seguridad activa y pasiva lo que reduce el riesgo de sufrir accidentes; las garantías y reclamaciones hacia talleres también se ven reducidos y se incrementa la satisfacción de los clientes.

 

         El acero continúa siendo uno de los materiales más utilizados en la fabricación de vehículos, tanto automóviles como en vehículos industriales. En los primeros los espesores oscilan entre 2-3 mm en tanto que la estructura del chasis de un vehículo pesado es de 9 a 12 mm, por lo que para su reparación es necesario utilizar un equipo de estiraje con capacidad para ejercer una fuerza entre 10 y 50 toneladas.

 

         Además existen cabinas y dormitorios fabricados con acero, sin embargo en algunos modelos se utiliza el aluminio para su fabricación. El principal método de unión es el remachado, así mismo en el chasis se utiliza este método para la unión de los travesaños o puentes, de éste dependerá la rigidez de la estructura en su conjunto, por lo que es necesario que los talleres que reparan este tipo de vehículos tengan los equipos y remaches adecuados para cada tipo de trabajo.

 

Las piezas plásticas que se incorporan en los tractocamiones, aseveró Ángel Martínez, están fabricadas con refuerzos de fibra de vidrio en procesos convencionales y SMC (Sheet Molding Compound); con el objetivo de reducir el peso e incrementar la resistencia de estas piezas se ha incorporado el material plástico conocido como metton. La reparación de este tipo de materiales es  posible utilizando las resinas y refuerzos adecuados o  los adhesivos estructurales de acuerdo al tipo de material a reparar y siguiendo los procesos recomendados para este tipo de trabajos.

 

Finalmente la soldadura es otro de los métodos de unión que se utiliza en los vehículos industriales, en donde además del acero al carbono se pueden unir materiales como acero inoxidable y aluminio que son materiales comúnmente utilizados en semi-remolques como tolvas  y tanques, lo que requiere que se utilicen equipos con mejores prestaciones que los utilizados para reparar automóviles, esto permitirá asegurar que las uniones serán lo suficientemente resistentes para soportar los esfuerzos a los que serán sometidos.

 

         Debido a lo anterior, concluyó el directivo de Cesvi México, que es importante verificar el tipo de taller especializado al que se llevan las unidades pesadas y en la medida de lo posible conocer sus condiciones técnicas, humanas y de procesos para asegurar la mejor reparación posible de unidades que han sufrido un siniestro.