Home | De buena fuente - Secundarias | México ocupas el séptimo lugar mundial en muertes por accidentes vehiculares

México ocupas el séptimo lugar mundial en muertes por accidentes vehiculares

Alrededor de 24 mil muertes por accidentes vehiculares al año y cuatro millones de percances, colocan a México en el séptimo lugar mundial. En este sentido nuestro país señala la necesidad de reducir el número de muertes a la mitad en diez años, por lo que Cesvi México considera necesario fortalecer acciones enmarcadas en la Iniciativa Mexicana de Seguridad Vial para alcanzar dicho objetivo.

 

         Asimismo, indicó el organismo, se requiere de una estrategia particular para reducir los accidentes de unidades de autotransporte de carga y pasaje, tanto en las ciudades como en las carreteras, que por su naturaleza suelen ser de alto impacto en lo que respecta a pérdidas materiales y humanas.

 

         Al hacer un comparativo, un camión al desplazar la misma distancia que un automóvil, éste lleva 10 veces más energía la cual se traslada hacia otras unidades que se ven afectadas por un accidente.

 

         Según datos de la Secretaría de Seguridad Pública, de los 6 mil accidentes anuales que ocurren la mayoría corresponde a unidades de carga. Su tipología suele ser en orden de importancia: velocidad inmoderada, invasión de carril contrario, no guardar distancia de seguridad, no ceder el paso en vía principal e imprudencia o negligencia (manejo bajo influencia de estupefacientes o conducción con sueño).

 

         Expertos coinciden en que el factor humano es vital, sin embargo, Cesvi México hace hincapié también en la infraestructura carretera así como en las condiciones físico-mecánicas de las unidades.

 

         Organismos como la Conatram e incluso la Secretaría de Seguridad Pública coinciden en este sentido, al que habría que agregar el excesivo peso de la carga en las unidades. Entre algunas causas que señalan se encuentran el cansancio del conductor, error de éste al manejar, malas condiciones del equipo, consumo por parte del operador de alcohol o drogas, averías en los frenos, no respetar señalamientos viales, etc.

 

         Según Cesvi México, los esfuerzos realizados en este terreno por organismos como la Asociación Nacional de Transporte Privado (ANTP), aunque valiosos resultan insuficientes. Los modelos implementados por la asociación, indica Cesvi, deberían reproducirse en empresas de transporte de todo tipo, en especial las más pequeñas y en redes de transporte urbano de pasajeros, como microbuses.

 

         En este sentido, el Centro de Experimentación y Seguridad Vial México (Cesvi), considera que el problema no es exclusivo de un Estado o región, sino a nivel nacional que exige acciones integrales y tripartitas, estrategias que deben ser encabezadas por el gobierno federal y seguidas por los gobiernos estatales y municipales.

 

         Es a ellos a quienes Cesvi México hace un llamado de alerta para tomar acciones precisas como reducir la antigüedad del parque vehicular que es de alrededor de 17 años según reporta la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (Anpact).

 

         Asimismo impulsar la inspección físico-mecánica para todos los vehículos de transporte que circulan en el país. Aún cuando existe un marco legal al respecto, la Canacintra considera que sólo 10% de las unidades de transporte federal del país han realizado dicho tipo de inspección.

 

         Otro punto fundamental es la capacitación y profesionalización de los operadores; la capacitación debe partir de la generación de un nuevo sistema de licencias de conducir, a decir de Cesvi México.

 

         Un punto más se refiere al cumplimiento de los reglamentos de tránsito, para lo que es necesario emprender una campaña permanente de educación en la población, así como limpiar los cuerpos policiacos encargados de vigilar el tránsito y evitar así actos de corrupción.

 

         Un punto final es la cultura vial, que a decir de Cesvi es un esfuerzo en el que deben participar gobiernos, instituciones educativas, organismos de investigación especializados, empresas de transporte y sus asociaciones, así como todas las armadoras.

 

         Sin perder de vista la fecha del Día Mundial de Víctimas de Accidentes de Tránsito, la OMS advierte que cada año mueren más de 1.2 millones de personas por colisiones de tránsito, más de 3 mil 400 fallecimientos en las carreteras de personas a pie, en bicicleta, automóvil o motocicletas.

 

         En tanto, entre 20 y 50 millones más sufren lesiones cada año por esta causa y la situación se torna alarmante al tratarse de personas jóvenes que son el sustento de las familias. “Este es el tamaño del reto mundial y no lo es menos para México. El camino está trazado, es imperioso andarlo”, resaltó Cesvi México.

 

Media lata de cerveza, duplica posibilidades de accidente

 

Cesvi México advierte que el consumo de media lata de cerveza es suficiente para algunas personas, lo que duplica las posibilidades de un accidente vehicular; si el consumo es en mayor medida y de otro tipo de bebidas con más grados de alcohol, los resultados son mortales si se conduce un automotor.

 

Este periodo vacacional es el que registra mayor consumo de alcohol y el riesgo de participar en un accidente de tránsito, ya que llegar a los niveles mínimos establecidos por la ley (0.4 mg/l en aire expirado) es realmente fácil.

 

Miguel Guzmán Negrete, subdirector de Seguridad Vial de Cesvi México, refiere los efectos en las funciones psicomotoras y capacidades del conductor, destacando que el alcohol aumenta el tiempo de reacción; afecta la coordinación de ambas manos, atención y resistencia; se altera la capacidad para juzgar velocidades y distancias, además de dificultar el seguimiento de una trayectoria predeterminada.

 

En cuanto a visión, Guzmán refiere una reducción del campo visual; alteración de la visión periférica; distorsión de las imágenes y dificultades para la distinción de colores y cálculo de distancia/velocidad; descoordinación muscular y provocar visión doble y mayor vulnerabilidad al deslumbramiento con incremento en el tiempo de recuperación.

 

         Ante lo anterior, Cesvi México recomienda ser un conductor responsable, “si tomas no manejes”; coordinarse con los amigos para aplicar el “conductor designado”; solicitar un taxi seguro y de confianza y si se ingieren bebidas alcohólicas, que sea con conciencia.

Comentarios

  1. es una buena finalidad lo que se esta tratando de construir en beneficio de todos los automovilistas y conductores, ya que son muy poca la gente que se esta capacitada para ponerse al mando de una unidad no importando tamaño o peso porque tan solo no saber lo que dice un señalamiento y no respetar velocidades ya es poner en riesgo nuestras vidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *