Home | Carga - Principal | Ofrece CMT recomendaciones durante pandemia para operadores de larga distancia

Ofrece CMT recomendaciones durante pandemia para operadores de larga distancia

Especialistas del Consejo de Mantenimiento y Tecnología (CMT) emitieron una serie de recomendaciones para los operadores de larga distancia para antes, durante y después de sus viajes, con el fin de prevenir el contagio o exposición al coronavirus. 

Manuel Berthely, Fermín Luis Torres y Salvador Saavedra, explicaron en un webinar la importancia de la prevención y el uso de equipo adecuado y personalizado para los operadores de larga distancia quienes, a pesar de estar la mayor parte del tiempo dentro de la cabina, también están expuestos al contacto en maniobras que implican salir de la unidad. 

Salvador Saavedra, gerente Comercial para México y América Latina de KG Industries, fue el encargado de presentar este webinar denominado “Información que deben conocer los conductores de camión de larga distancia sobre el COVID-19”; el directivo recordó que nos encontramos en una pandemia la cual ha sido tratada por mandatarios de todo el mundo de manera distinta. 

Resaltó el actuar de algunos presidentes que mientras uno apela a los amuletos para evitar el ataque de virus y presenta decálogo de buen comportamiento, otro sugirió ingerir algún otro sanitizante para aliviar los síntomas, por lo que es recomendable estar bien informados. 

Reconoció que el COVID-19 llegó para quedarse, por lo que hay que aprender a convivir con este compleja enfermedad; en ese sentido, la CMT ya ha aportado información útil para la prevención del virus. 

Fermín Luis Torres, gerente general de Keego, recordó que el COVID-19 es una enfermedad respiratoria cuyos síntomas son dolor de garganta, fiebre y escalofrío, dolor muscular, dificultad para respirar, y pérdida del olfato y del gusto; cabe destacar que pueden presentarse todos o algunos de los síntomas señalados, y se propaga a través de las gotas de saliva, por lo que es importante el uso de un cubre boca y evitar el contacto de las manos con los ojos, nariz y boca, ya que dicho virus puede sobrevivir horas e incluso días en ciertos objetos y superficies. 

El especialista reconoció que aunque los operadores están en el camino y la mayor parte del tiempo en sus cabinas, tienen que bajar para cargar y descargar mercancía, para comer, cargar combustible y para descansar, de tal forma que una primera consideración es realiza un plan para el operador. 

Se debe considerar el uso de medios electrónicos, como autorizaciones vía celular, para planificar la llegada a los puntos de carga y descarga, pues entre menos tiempo esté esperando el riesgo es menor; debe llevar también comida suficiente que no se eche a perder, el agua necesaria para limitar la cantidad de paradas y evitar el saludo de mano. 

Otro elemento importante es mantener el camión bien ventilado y, si se utiliza aire acondicionado deben de abrirse las ventanillas en ciertos momentos y usar el aire en la posición de no circulación. 

Por otra parte, el operador no debe prestar sus objetos personales a compañeros y amigos, como gafas de seguridad, guantes y otros objetos; además de hacer limpieza rutinaria de la cabina, sobre todo en objetos como volante, palancas de selección, controles, camarote y apagadores. 

El operador lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos, advirtió Saavedra, o bien utilizar un desinfectante de manos y hacerlo al entrar y salir de la cabina, al realizar cualquier maniobra. 

En su oportunidad, Manuel Berthely, asesor comercial y de servicios de Mexicolven, destacó la importancia que tienen los jefes y los dueños de las flotas quienes deben velar por la seguridad de sus empleados y hacerlo en tres puntos principales: reducir el contagio entre empleados, mantener un entorno de trabajo saludable y contar con medidas sanitarias para las operaciones comerciales. 

El directivo detalló cada uno de estos puntos. Con respecto a la reducción del contagio entre empleados, señaló que, en caso de que haya un operador enfermo o con síntomas, debe permanecer en su casa; además, de ser diagnosticado con Covid-19, un operador no debe regresar al trabajo hasta reúna los criterios para suspender el aislamiento de acuerdo con lo establecido por las autoridades de salud. 

“Tengan en cuenta que algunos conductores pueden tener mayor riesgo de enfermarse gravemente, por ejemplo, adultos mayores y personas con enfermedades crónicas”, advirtió el directivo. Un punto esencial en estas recomendaciones, es que cada operador debe contar con el equipo de protección personal necesario y personalizado, tal como chalecos, gafas de seguridad y cascos, además de evitar prestarlo o pedirlo prestado a otras personas. Para las cabinas, los operadores deben contar con desinfectantes de manos con, al menos, un 60 por ciento de alcohol. 

Con respecto al tema de mantener el entorno de trabajo saludable, el representante de Mexicolven señaló que se deben conocer e inspeccionar los lugares de trabajo para identificar estrategias de prevención del Covid-19. Indicó que es preciso contar con medidas de distanciamiento físico entre operadores, clientes y demás personal. 

“Hay que elaborar políticas y opciones tecnológicas que propicien y fomenten las entregas sin contacto, por ejemplo, sin solicitar una firma. Estas opciones limitan el contacto, aumentan el espacio y evitan la necesidad de compartir artículos como lápices, plumas y otros aditamentos de firma electrónica entre conductores y personas que reciben la carga”, apuntó. 

En caso de que los viajes que hagan los operadores sean largos, se debe contemplar las paradas que realizarán, así como anticipar las áreas de descanso y hoteles para garantizar que estén abiertos y que cuenten con suministros y sigan las prácticas recomendadas de seguridad. 

Otro punto también importante, es tomar en cuenta todas las normas estatales, locales y federales y las recomendaciones de la información para el tema de trabajo de la Secretaría de Salud. 

Los ponentes coincidieron que todas las recomendaciones buscan propiciar un menor riesgo de contagio del Covid-19; sin embargo, si a pesar de ello un operador se contagia o presenta síntomas en su jornada de trabajo, su empresa debe contemplar el uso de un “comodín”, es decir, un operador sustituto, así como vehículos de reemplazo, en caso de ser necesario.