Home | Noticias - Principal | Reforma hacendaria implicaría pérdida de competitividad, inversiones y empleos: Industria Automotriz

Reforma hacendaria implicaría pérdida de competitividad, inversiones y empleos: Industria Automotriz

La reforma hacendaria presentada en días pasados por el Ejecutivo Federal, pone en riesgo operaciones fundamentales de la Industria Automotriz como es el caso del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a las importaciones de material de ensamble y de maquinaria y equipo, que se importan mediante el depósito fiscal automotriz.

 

         Este gravamen implicará necesariamente un incremento en el costo de producción con la consecuente pérdida de competitividad. Es importante señalar que estos esquemas son utilizados en países con los que compite México por inversiones del sector automotor. De aprobarse este gravamen, la Industria Automotriz mexicana competirá en condiciones de desventaja.

 

         Así lo indicaron las asociaciones Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA); de Distribuidores de Automotores (AMDA); Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones; Nacional de Comerciantes de Automóviles y Camiones Nuevos y Usados (ANCA) y la Industria Nacional de Autopartes (INA), quienes indican que la reforma hacendaria contempla un gravamen adicional de 10% sobre el pago de dividendos al extranjero.

 

         Resaltaron que la oferta que brinda el país a los grandes corporativos, lo vuelve atractivo para atraer inversiones y competitivo ante lo que ofrecen otros países que instrumentan esquemas de facilitación aduanera y fiscal. Si se aprueba este gravamen, la inversión tendrá menos incentivos para asentarse en México.

 

         Asimismo señalan que el Ejecutivo Federal propone eliminar la deducción inmediata de las inversiones en activos fijos, un instrumento vital para promover nuevas inversiones. Esto, de aceptarse, México perdería atractivo en la competencia global.

 

         La reforma hacendaria del Ejecutivo Federal propone también reducir la deducibilidad de vehículos de 175 mil pesos a 130 mil pesos, además de una reducción a la deducción del arrendamiento de 250 pesos diarios a 200 pesos diarios. Ambas medidas tendrían un impacto en las ventas de autos nuevos en el país, en un  escenario donde el mercado interno se encuentra en niveles similares a los de hace 10 años (las ventas de vehículos nuevos en el 2012 son similares a las de 2002, mientras que las ventas de los primeros 8 meses de este año son iguales al mismo periodo de 2004).

 

         En opinión de los organismos, las ventas de autos deben ser incentivadas mediante instrumentos de promoción, toda vez que el potencial de crecimiento del mercado interno permite plantear la creación de 300 mil empleos adicionales en los próximos años. Las medidas fiscales anunciadas sólo deprimirán más al mercado en un momento económico complejo y significarán un freno a la promoción para la incorporación a la formalidad de los microempresarios.

 

         La propuesta de reforma hacendaria incluye una reforma a la Ley Aduanera que es la desaparición del apoderado aduanal, otorgando facultades a personas físicas para que lleven a cabo operaciones de comercio exterior. Este cambio tendrá consecuencias negativas en materia de importación de vehículos usados, ya que la Administración General de Aduanas podría perder el control de dichas importaciones.

 

         En cuanto a incrementar el IVA en la zona y región fronteriza de 11 a 16%, esto representa una desventaja para la comercialización de vehículos nuevos y un crecimiento en la venta informal o ilegal de vehículos usados importados, que han llegado a representar 85% de las matriculaciones vehiculares cada año.

 

         Por ello se demanda, indicaron los organismos, una política integral que combata la informalidad y la ilegalidad en la internación de vehículos usados que no sólo afectan a la industria automotriz, sino que tienen graves consecuencias económicas y ambientales y de seguridad.

 

         Ante todo ello, las asociaciones de fabricantes de automóviles, vehículos pesados, de autopartes, distribuidores y comerciantes de vehículos seminuevos, “manifestamos nuestra fundada y enorme preocupación ante la eventual y pronta aprobación de estas medidas fiscales y aduaneras. La reforma hacendaria, como ha sido planteada, implicaría pérdida de competitividad, inversiones y empleos”.

         La industria automotriz ha sido el motor del país en los últimos años, por lo que es el momento de buscar alternativas que, sin contravenir el interés público, permitan que esta industria pueda seguir siendo la bandera de calidad y trabajo para México, generadora de empleos bien pagados y factor indispensable para el crecimiento económico, indicaron los organismos quienes además aseguran que ya se busca establecer un diálogo con el Ejecutivo Federal a través de la Secretaría de Economía.