Home | De buena fuente - Principal | Se agrava panorama de renovación vehicular por falta de emplacamiento

Se agrava panorama de renovación vehicular por falta de emplacamiento

A pesar de que la industria del autotransporte en México ya muestra algunos signos de recuperación, el hecho de no contar con emplacamiento ha provocado que los transportistas pospongan la decisión de renovar sus vehículos, al no poder contar con sus placas antes de 90 días; además, siguen presentes problemas como financiamiento, profesionalización, actualización del marco regulatorio e incentivos, lo que ha agravado el tema de la renovación vehicular.

Así lo señalaron empresarios y dirigentes gremiales en el panel “Renovación del parque vehicular”, en el marco del cuarto foro de la Asociación Mexicana de Arrendadoras de Vehículos (Amave) denominado “El arrendamiento en ruta ascendente”, que se realizó de manera digital.

En el panel, moderado por el economista Alberto Aguilar, participaron Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT); Luz Elena Jurado, directora general de Volvo Trucks; Guillermo Rosales, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA); y Mauricio Medina, presidente de la Amave.

Durante su participación, Miguel Elizalde explicó que la renovación vehicular se ha visto afectada por la falta de estímulos, de incentivos, de financiamiento por la banca de desarrollo y por la importación de vehículos chatarra.

Sin embargo, el directivo indicó que el problema más grave que enfrenta la renovación vehicular en este momento es la falta de emplacamiento: “Ahorita está seriamente afectada por los trámites la SCT; estamos en diálogos para ver cómo los ayudamos, pero no tienen recursos, no tienen personal, no tienen equipo moderno. Si se tarda tres meses en emplacar un vehículo, el transportista entonces decide no comprar y esto está afectando”.

Estableció que “la situación es urgente de resolver. La Dirección General del Autotransporte regula todas estas personas en logística y movilidad. No puede ser que por trámites burocráticos se tenga parada la reactivación económica de la industria automotriz del país, no puede ser sinceramente, es un tema de coyuntura, urgente e importantísimo”.

Guillermo Rosales coincidió con la gravedad del tema y recordó que en el 2003, se logró la creación del Programa de Renovación del Autotransporte Federal, conocido como el programa de chatarrización, “que con algunos años de mayor importancia, vino trabajando hasta el 2017 con un cambio importante que se llevó a cabo en la administración anterior”.

Ya para el 2018 no se contaba con dicho programa, lo que se reflejó en la edad promedio del parque vehicular de vehículos pesados. “Mientras en el 2017 la antigüedad promedio era de 17.3 años, para el 2019 ya era cercana a los 19 años; el parque vehicular está envejeciendo, más del 70 por ciento de los vehículos de carga que circulan por las carreteras de México tienen más de 10 años de antigüedad y, la mayor parte de ellos, son propiedad de pequeños transportistas, el hombre-camión que no tiene la capacidad por sí mismo para poder renovar sus vehículos”.

Al respecto, Luz Elena González mencionó que Volvo Trucks, además de ofrecer tecnología que ayuda a cuidar el medio ambiente, a la seguridad y a la economía, tiene una oferta de equipos seminuevos, enfocada para empresas medianas o pequeñas, “que no pueden hoy acceder o que prefieren irse más paulatinamente a una inversión para renovar su parque vehicular”.

Sin embargo, “lo que nos está parando ahorita es el emplacamiento y es algo que nos urge resolver porque esperar 90 días para que den una placa y otros 90 días para la baja del usado. Los transportistas muestran interés en adquirir un vehículo nuevo regresando el usado, pero para yo poder recibir el usado necesito su baja para lo que hay que esperar 90 días y otros 90 días para emplacar el nuevo, es un proceso de cuatro a seis meses”.

Adicionalmente, el presidente de ANPACT estableció cinco puntos que incentivarían la renovación vehicular: Esquema de chatarrización, recursos para financiamiento, profesionalización del sector, actualización del marco regulatorio y aplicación del marco regulatorio.

Por lo que corresponde al sector arrendador, Mauricio Medina, refrendó lo dicho por Elizalde al respecto del emplacamiento, y agregó: “Nos estamos llevando más de tres meses en emplacar una unidad, la Secretaría está rebasada, no tienen recursos, no tienen gente, están impulsando un programa digital pero aún no sale; entonces, de nada te sirve comprar hoy una unidad si no pues emplacarla y echarla a andar. Definitivamente nuestros clientes están optando por esperar a renovar su parque vehicular porque no tienen la forma de poner en circulación las unidades”.

Medina dio a conocer que, si bien la industria de arrendamiento había tenido crecimiento en los últimos años de más 20 por ciento en el 2018 y más de 15 por ciento en 2019, incluso más de 20 por ciento en el primer trimestre del 2020, también reconoció que les ha costado trabajo llegar al hombre-camión y están trabajando para lograrlo.

Con respecto a las expectativas para 2021, los participantes del panel expusieron sus consideraciones. Luz Elena Jurado comentó que ven una recuperación importante para terminar este año, pues desde julio se ha incrementado la venta de unidades de tractocamiones y esperan crecimiento para el próximo año. Mientras que Mauricio Medina estimó un mayor interés en el arrendamiento para el próximo año.

Guillermo Rosales dio cifras: “Nuestra expectativa de cierre en el mercado de vehículos comerciales pesados para este 2020 lo vemos cerca de 26,000 unidades. Para 2021 seguimos viendo un año complicado, estamos haciendo el cierre de nuestro análisis econométrico y me atrevo a adelantar que es muy probable que tengamos un rebote bastante discreto arriba de 30,000 unidades para el 2021, pero muy ajustado”.

Por último, Miguel Elizalde afirmó: “Yo creo que la perspectiva de cierre de año, con una caída importante, va a depender si se logra reactivar la economía en varios sentidos; vemos sectores como el de la logística, específicamente paquetería y mensajería que han aumentado la renovación, aun así no es suficiente para cambiar las tendencias”.