Home | De buena fuente - Entérese | T-MEC reconoce leyes y derechos laborales internacionales

T-MEC reconoce leyes y derechos laborales internacionales

Eliminación del trabajo forzoso u obligatorio, abolición efectiva del trabajo infantil, eliminación de la discriminación en materia de empleo y la libertad de asociación y derecho a la negociación colectiva, son algunas de las implicaciones laborales del Capítulo 23 del tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que entró en vigor el 1 de julio del 2020. 

Indicó María de los Ángeles Fromow, directora general de MAF & Asociados, al participar en el webinar “El transporte de carga en el T-MEC”, organizado por la Asociación Nacional de Transporte Privado (ANTP), donde expuso que en el tema laboral del tratado las partes “se obligan a cumplir todos aquellos tratados y declaraciones que han estado establecidos por parte del organismo internacional que regula la cuestión laboral, que es la Organización Internacional del Trabajo”. 

Entre leyes y derechos laborales internacionales que quedaron plasmados en el T-MEC se encuentra la libertad de asociación y el derecho a la negociación colectiva; pero también indicó que “un tema de gran envergadura es la abolición efectiva del trabajo infantil”. 

Otro elemento es la eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación, al respecto, la ponente comentó: “Condiciones que sean aceptables de trabajo, no sólo en el tema de un trabajo digno, sino que haya respeto a los salarios mínimos, horas de trabajo, salud en el trabajo, seguridad”. 

Para ello, señaló, “nuestras leyes tuvieron que ser modificadas y adecuadas para establecer una serie de compromisos que están en el T-MEC, el que establece además el fomento de algunas condiciones obrero-patronales en el centro de trabajo como servicios de mediación, conciliación y arbitraje”. 

También informó que se establece que existan autoridades que realmente puedan imponer sanciones y multas, o llegar a acciones que realmente hagan obligatoria la ley, que haya una segunda o tercera instancia revisora jurisdiccional independiente y que existan los tribunales laborales e independientes. 

Otro punto es el destinado a los proveedores; las obligaciones no son solamente para el que produce o manufactura los productos para exportación, sino también para sus proveedores, en cuanto a que tengan conocimiento y cumplimiento de las prácticas laborales y de los contratos que protegen a la empresa de sanciones a proveedores, finalizó María de los Ángeles Fromow.