Home | De buena fuente - Extras | Transporte público, sólo aplicable a factores costo-beneficio: CTS

Transporte público, sólo aplicable a factores costo-beneficio: CTS

El problema del transporte público no tiene una solución específica en Latinoamérica, señala una evaluación sobre las alternativas de traslado masivo más comunes y sostiene que lo mejor es contar con un sistema que integre distintas tecnologías con base en el costo/beneficio y el espacio disponible.

 

“Es mejor hacer eso que no hacer nada”, expone Darío Hidalgo, Director de Desarrollo de Nuevos Negocios de la red EMBARQ– quien añade que “si dejamos pasar dos décadas sin invertir en infraestructura, mantenimiento, equipo y operaciones en un corredor de 20 kilómetros (demandado por 35 mil usuarios/hora/dirección), el costo a pagar supondría mil 885 millones de dólares para hacerlo eficiente”.

 

Por el contrario, en el Sistema Integrado de Transporte  Masivo se gastarían 826 millones de dólares; en el Metro  mil 298 mdd; en el Tren Ligero mil 120 mdd y en los Carriles de Autobuses mil 145 millones.

 

Hidalgo, especialista del Centro de Transporte Sustentable (CTS), afirma que el Metro, en su caso, es la última opción a considerar para los gobiernos debido a sus elevados costos (de 30 a 160 mdd), pero es lo más recomendable cuando la demanda supera los 40 mil pasajeros por hora y sentido.

 

Igualmente, sólo se pueden introducir Sistemas Integrados de Transporte Masivo en autobuses, cuando la demanda no supera los 35 mil pasajeros/hora/sentido. En tanto que el Tren Ligero y los Tranvías, resultan hoy anacrónicos, igual que los Carriles Exclusivos de Autobuses.

 

Los Carriles Exclusivos para Autobuses facilitan la integración de los operadores de transporte, pero genera altos niveles de inseguridad y accidentes, en tanto los Trenes Ligeros mejoran la calidad del transporte y el medio ambiente urbano, pero ofrecen baja confiabilidad por interferencia con el tráfico y acumulación de automóviles.

 

El Metro, por su parte, genera bajo impacto urbano porque no emplea la vialidad existente, tiene altos niveles de servicio, confiabilidad, seguridad, y no contamina a la atmósfera, si es que la generación eléctrica con la que opera, se obtiene por hidroeléctricas, pero presenta bajos niveles de flexibilidad y es difícil integrarlo con el resto del transporte de la ciudad.

 

En su caso, los Sistemas Integrados de Transporte  Masivo (SITM) ofrecen buenos niveles de servicio y seguridad; pero ocupan vialidad existente y pueden  generar altas emisiones si operan con motor de combustión interna, en comparación con los sistemas eléctricos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *