Home | Principal - Proveedores | Bosch abre su nueva planta de semiconductores en Dresde

Bosch abre su nueva planta de semiconductores en Dresde

Bosch inaugura en Dresde, Alemania, una de las fábricas de semiconductores más modernas del mundo. Máquinas altamente automatizadas y totalmente conectadas y procesos integrados, combinados con métodos de inteligencia artificial (AI), convertirán a esta planta en una fábrica inteligente y pionera en la Industria 4.0. En presencia virtual de la canciller alemana, Angela Merkel, la vicepresidenta de la Comisión Europea, Margrethe Vestager, y del ministro-presidente de Sajonia, Michael Kretschmer, esta localización se inauguró oficialmente el 7 de junio de 2021.

Los semiconductores contribuirán al desarrollo de industrias como la del transporte, la fabricación, la energía limpia y la atención médica, donde Europa destaca.

“Para Bosch, los semiconductores son una tecnología clave y estratégicamente es importante desarrollarlos y fabricarlos nosotros mismos. En Dresde, con la ayuda de la inteligencia artificial, llevaremos la fabricación de semiconductores al siguiente nivel”, dijo Volkmar Denner, presidente del Consejo de Administración de Robert Bosch GmbH.

Bosch está invirtiendo aproximadamente mil millones de euros en esta localización de alta tecnología, la mayor inversión en los más de 130 años de historia de la empresa. La producción en Dresde comenzará en julio, seis meses antes de lo previsto. Desde ese momento, los semiconductores fabricados en la nueva planta se instalarán en las herramientas eléctricas de Bosch.

Para los clientes de la industria automovilística, la producción de chips comenzará en septiembre, tres meses antes de lo planificado. La nueva fábrica será una parte importante en la red de producción de semiconductores. De esta forma, Bosch refuerza la posición de Alemania como localización tecnológica y comercial.

“La inteligencia artificial es la clave para mejorar aún más los procesos de fabricación y la calidad de los semiconductores, así como para lograr un alto nivel de estabilidad del proceso”, dijo Denner.

En forma de microchips, los semiconductores se encuentran en casi todos los dispositivos técnicos: en teléfonos, televisores y pulseras inteligentes. Y sin semiconductores, los automóviles no funcionarían, ni hoy ni en el futuro. En los próximos años, los expertos esperan ver el mayor crecimiento en los sistemas de asistencia al conductor, de información y entretenimiento y en la electrificación de la propulsión. Con su fábrica en Dresde, Bosch está respondiendo a la creciente demanda de chips.

“Los semiconductores son los pilares del progreso. Los componentes electrónicos equipados con chips de Dresde posibilitarán aplicaciones como la conducción automatizada, la conducción que ahorra recursos y la que mejor protege a los ocupantes”, dijo Harald Kroeger, miembro del Consejo de Administración de Robert Bosch GmbH.

Después de comparar emplazamientos en todo el mundo, Bosch se decidió por Dresde, en el estado de Sajonia, como localización para su fábrica de semiconductores. “Silicon Saxony” es la ubicación de microelectrónica más grande de Europa y la quinta más grande del mundo. Uno de cada tres chips fabricados en Europa se produce aquí. Por lo tanto, para Bosch, la decisión de realizar la mayor inversión en sus más de 130 años de historia en esta región, fue deliberada.