Home | Estadísticas | Venta nacional de vehículos ligeros registró retroceso de 22.6%: AMIA

Venta nacional de vehículos ligeros registró retroceso de 22.6%: AMIA

La venta nacional de vehículos ligeros en enero de 2021 registró un total de 81,203 unidades, para un retroceso de 22.6% con respecto a las unidades comercializadas durante enero de 2020, en tanto la venta en el mercado mexicano en el mes analizado se integró en 39% con vehículos producidos en nuestro país y 61% de origen extranjero.

Así lo informó Fausto Cuevas, director general de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, AMIA, quien refirió que en cuanto a producción total nacional, en el primer mes de 2021 se produjeron 278,711 vehículos ligeros, 15.0% por debajo de las 328,085 unidades producidas en enero de 2020. En enero de 2021, la producción de vehículos ligeros estuvo compuesta por 28% de automóviles y 72% de camiones ligeros.

En tanto que la exportación en enero 2021 fue de 223,533 vehículos ligeros, mostrando una disminución de 6.4% en relación con las 238,749 unidades exportadas en enero de 2020.

Los datos de exportación por regiones durante el primer mes del año muestran el mayor crecimiento en términos absolutos para Oceanía. La principal región de destino de nuestras exportaciones la integran los países de América del Norte representando el 89.0% del total exportado. En cuanto a la exportación por países durante enero 2021, los mercados de Australia y Brasil mostraron mayor variación positiva en términos absolutos.

De acuerdo con el reporte de Ward’s Automotive, en Estados Unidos se comercializaron 1,094,689 vehículos ligeros en enero de este año, 3.7% por debajo de lo registrado durante el primer mes de 2020. En el primer mes de 2021, los vehículos mexicanos representaron el 16.6% del total de vehículos ligeros vendidos en Estados Unidos, al exportarse 182,056 unidades hacia ese destino.

Con base en información del Servicio de Administración Tributaria, en 2020 la importación de vehículos usados fue de 124,278 unidades, lo que representó una reducción del 22.1% con respecto a los vehículos usados importados durante 2019. En lo que va de este año, representan el 13.1% de la venta total de vehículos nuevos en el país, ello implica el incremento de un punto porcentual con respecto al mismo indicador de 2019 (12.1%). Desde 2005 a la fecha se han acumulado 8.4 millones de vehículos de este tipo que han ingresado a nuestro país, con implicaciones severas en materia ambiental y de seguridad vial.

Recuperación económica frágil

De acuerdo con el informe “Situación y perspectivas de la economía mundial en 2021” (1) de la Organización de las Naciones Unidas, los países de la región tendrán que enfrentar una recuperación frágil e irregular debido a las secuelas a largo plazo causadas por la crisis del COVID-19 en las economías de la región.

El documento señala que el impacto socioeconómico causado por la pandemia del COVID-19 será palpable durante muchos años a menos que se produzcan inversiones estratégicas en las esferas económica, social y la resiliencia climática para garantizar una recuperación sostenible y resistente de la economía mundial. En 2020, la economía mundial retrocedió 4.3%, cerca de 2.5 veces más que el resultado de la crisis económica mundial de 2009. La humilde recuperación prevista para 2021 del 4.7 % apenas compensará las pérdidas del año 2020.

La pandemia ha arruinado a algunos países de América Latina y el Caribe con un elevado costo de vidas humanas y una recesión económica de proporciones históricas. El PIB regional disminuyó cerca del 8% en 2020 debido a la prolongación de las medidas de confinamiento nacionales, la disminución de las exportaciones de mercancías y el colapso de las actividades económicas provocado por la caída del sector turístico.

Aunque se prevé que América Latina y el Caribe experimente una recuperación moderada en 2021 y 2022, el peligro de otra década perdida, tanto en términos de crecimiento económico como de progreso del desarrollo, se avecina. A juzgar por la experiencia de crisis anteriores, es probable que se produzcan daños importantes a largo plazo en la producción potencial. Se espera que los cierres prolongados de escuelas, los desafíos asociados con las actividades de aprendizaje remoto y el desempleo persistentemente alto tengan un efecto negativo en la acumulación de capital humano.

Además, es probable que la inversión empresarial y pública se vea obstaculizada por el aumento de la incertidumbre, la ralentización de la demanda de los hogares y las necesidades de consolidación fiscal, lo que, a su vez, podría frenar aún más el crecimiento de la innovación y la productividad.

Por último, el informe señala que, ante estos desafíos, se aumentan las demandas para un nuevo modelo de desarrollo, centrado en una transformación radical de los patrones de producción y consumo, con la inversión reorientada hacia la productividad, la gestión ambiental, el empleo y la inclusión social.

Expectativas de crecimiento en México

Las expectativas de los especialistas en economía del sector privado (2), consultados por el Banco de México en su encuesta de enero de 2021, muestran en promedio una variación anual del PIB de 3.74% para 2021 y 2.61% para 2022. Mientras que la expectativa de inflación general es de 3.65% para 2021 y 3.55% para 2022.

Los analistas señalan como los 3 principales factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico de nuestro país en los próximos seis meses: i) la debilidad del mercado interno, ii) la incertidumbre política interna, y iii) la debilidad del mercado externo y la economía mundial.

1. ONU. Extracto del informe “Situación y perspectivas de la economía mundial en 2021”, publicado el 25 de enero de 2021. https://www.un.org/development/desa/dpad/publication/world-economic-situation-and-prospects-2021/

2. Banco de México. Encuesta sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado: enero de 2021, publicado el 2 de febrero de 2020.