Home | Pasaje - Principal | Volvo Buses México presenta propuesta Ciudad Cero con autobús eléctrico

Volvo Buses México presenta propuesta Ciudad Cero con autobús eléctrico

La parte de movilidad urbana hoy en día es un reto en el que deben participar tanto autoridades como transportistas, asesores técnicos y proveedores como Volvo Buses México, quien presentó su propuesta Ciudad Cero: Cero Emisiones, Cero Ruido, Cero Tráfico, Cero Accidentes, con un autobús eléctrico que contribuye con un ahorro del 80% de consumo de energía, una reducción del 80% de consumo de energía, de 82 toneladas de CO2 y 250 kg de emisiones de NOx durante un año de circulación.

Así lo explicó Francisco Loera, gerente de negocio de la zona norte de Volvo Buses México, quien en el punto de cero ruido refirió que el vehículo puede circular en zonas hospitalarias, residenciales e incluso tener un parador dentro de un centro comercial al alcanzar cerca de 65 decibeles cuando en la Ciudad de México, por ejemplo, son permitidos hasta 80 decibeles según la norma.

En la parte de cero accidentes, Volvo ha puesto especial énfasis al buscar erradicarlos con cada uno de sus productos, “es parte de nuestra visión y esto se logra a través del nuevo sistema de Gestión de Zonas Volvo Bus con la telemetría de la marca. El radar instalado en el parabrisas detecta cuando un peatón o ciclista está cerca, emitiendo una alerta auditiva que permite al conductor enfocar su atención inmediatamente en el camino; mientras que en cero tráfico, con la telemetría se busca planear corredores más eficientes que reduzcan los tiempos de desplazamiento y que mantengan una capacidad alta en el transporte urbano con casi 100 pasajeros a bordo”.

El autobús eléctrico Volvo fue puesto a prueba en la línea 4 del Metrobús, una ruta complicada y exigente de Buenavista a San Lázaro con diferentes cortes viales y paros continuos. Esta ruta de 24 kilómetros con 37 estaciones, permitió medir las tecnologías de la unidad eléctrica que tuvo un ralentí de 51% a una velocidad de 9.5 k/h, que es la que se tiene en este corredor debido a su semaforización muy cercana.

Mientras que en la Línea 7 del Metrobús, en Reforma, se tuvo un 45% de ralentí y una velocidad de 13.85 km/h en una ruta de 29 kilómetros con 29 estaciones que van de Campo Marte a Indios Verdes. El resultado de ambas rutas fue bueno al obtener un 20% de diferencia en el desempeño del autobús en cuestión de energía.

El autobús eléctrico Volvo está desarrollado con componentes similares a los del 7300; su parte frontal es modular con un parabrisas completo, un deflector en la parte superior para sistema de enfriamiento y ventilación; los espejos están totalmente integrados y diseñados para una mayor visibilidad en la parte operativa. Cuenta con un conector de carga frontal y otro lateral derecho y en el parabrisas se encuentra un radar o cámara para detectar a peatones y ciclistas hasta 30 metros adelante.

Así mismo, sus cristales son tintados según la norma de la ciudad donde circule, que permite la visibilidad del exterior al interior y viceversa; está equipado con freno de disco en las 4 ruedas, así como un sistema de estabilidad ESP que permite un frenado más eficiente a menor distancia, con seguridad.

Sus cinco baterías están colocadas en la parte superior del vehículo, las cuales proporcionan 330 kw que permiten una circulación de entre 201 y 220 kilómetros de autonomía. En la línea 4 del Metrobús se recorren aproximadamente 140 kilómetros diarios y en la línea 7 cerca de 200 kilómetros diarios. Su recarga es a través de un sistema desarrollado por ABB y Volvo.

Durante la presentación de la propuesta, se indicó que de concretarse el proyecto del Corredor 0 que contaría únicamente con unidades eléctricas, el fabricante sueco estaría en posibilidad de ensamblarlas en su planta de Tultitlán, Estado de México.

“Volvo no es el proveedor del autobús, es el proveedor de soluciones integrales, es decir, proporciona desde la consultoría, el financiamiento, opciones de infraestructura, mantenimiento y en el caso de la electromovilidad, la capacitación para la operación”, especificó Francisco Loera, quien resaltó que “el futuro ya está aquí y en Volvo estamos listos”.