Home | De buena fuente - Principal | 2018 año de los autos híbridos y de gas: AltFuels

2018 año de los autos híbridos y de gas: AltFuels

Hace más de 10 años en México, a través de programas impulsados por la Secretaría del Medio Ambiente (SEMARNAT), unidades de transporte de carga y de uso particular realizaron la conversión para operar con gas natural vehicular (GNV). Hoy nuestro país cuenta con más de 10 mil vehículos de bajas emisiones de este tipo y corresponden a taxis (45%), transporte de carga (40%) y de pasajeros (15%).

El año pasado y ante el incremento a los precios de la gasolina, como parte de la Reforma Energética, los usuarios buscan alternativas en materia de energía automotriz y una de ellas es cambiar a un auto moderno para quienes tienen mayores posibilidades económicas, aunque también existe la posibilidad de convertir los vehículos a GNV.

En términos económicos, convertir una unidad de 4 cilindros a GNV representa un ahorro de entre 5 mil y 6 mil pesos mensuales, para un usuario de alto consumo como un taxi, sin contar el incremento al rendimiento del vehículo. Además de que el uso de este combustible, tiene un impacto ambiental positivo y que en la Ciudad de México representa obtener el holograma 0.

Teóricamente, cualquier motor de gasolina puede convertirse a gas. Las adaptaciones deben realizarse en talleres especializados y el motor no requiere mantenimientos o costos adicionales; la conversión dura de 2 a 4 días y consiste en diagnóstico, configuración, instalación y calibración.

El diagnóstico es para conocer las condiciones del vehículo, mientras que en la configuración se determina cuáles son los elementos que corresponden a cada tipo de motor y de ahí pasar a la instalación. El taller de conversión a gas tiene que verificar 65 puntos para la instalación del sistema a gas establecidos por el fabricante. Y en la calibración se revisa que los parámetros de funcionamiento sean idénticos a los de gasolina, obteniendo un funcionamiento perfecto en gas.

Dicho proceso puede tener un sistema dual, esto quiere decir que el conductor podrá elegir entre el uso de gasolina o de GNV para alimentar de combustible a su vehículo, mediante una válvula selectora, para el caso de viajes largos o situaciones en las que no sea posible llegar a una estación de servicio. Los cilindros que se instalan en la cajuela del coche resisten altas presiones y están fabricados de fibra de carbono, lo que garantiza su alta resistencia a impactos.

En la conversión a GNV se instala un chip para monitorear el estado del vehículo y que éste cumpla con la normatividad; cada año deberá contar con un dictamen aprobatorio que lo certifique como vehículo seguro, de lo contrario no se le surtirá el combustible.

Si la elección del usuario es de una unidad eléctrica e híbrida, en México ya existe una lista de entre 12 y 18 diferentes vehículos que ya están operando. Cada vez se hace más común viajar y transportarse en vehículos híbridos y eléctricos. La AMIA reportó que durante noviembre pasado la venta de éstos fue de 909 unidades.

De ahí que este año AltFuels México, en su tercera edición, reunirá a más de 5 mil visitantes y 170 expertos en la industria de vehículos y combustible alternativo.

Evento que se organiza con el apoyo de la Asociación Mexicana de Gas Natural (AMGN) y la Asociación Mexicana de Gas Natural Comprimido y Líquido (AMGNCyL), y al que asistirán especialistas a nivel global para impartir conferencias gratuitas, así como proveedores de componentes, equipamiento y gas y armadoras automotrices.