Home | Carga - Principal | El Proyecto de Pesos y Dimensiones elimina dispositivos de seguridad de vehículos

El Proyecto de Pesos y Dimensiones elimina dispositivos de seguridad de vehículos

El pasado 11 de junio la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el proyecto de Norma Oficial Mexicana PROY-NOM-012-SCT-2-2014 sobre pesos y dimensiones máximas para vehículos que transitan en vías federales y cuya entrada en vigor se prevé para el próximo 18 de agosto.

 

         Sin embargo, a pesar de haber sido aprobado por la SCT, miembros del sector como la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT) se abstuvieron de aprobar, principalmente en cuestiones de seguridad por lo que se procedió a realizar una consulta pública.

 

         Miguel Elizalde, presidente de la ANPACT, comentó a este medio que las sugerencias más relevantes presentadas por el organismo que encabeza, están enfocadas a la eliminación de los dispositivos de seguridad para los vehículos diferenciales.

 

         Señaló que la Norma vigente permite cargar cierto peso vehicular pero si se cuenta con características de seguridad como dictamen de condiciones físico-mecánicas y de baja emisión de contaminantes, motor eléctrico con HP mínimo, freno auxiliar de escape, motor o retardador o freno libre de fricción, convertidor equipado con doble cadena de seguridad, sistema antibloqueo para frenos y suspensión de aire, el límite de peso en los vehículos se incrementa.

 

         “En lo que corresponde a los dobles articulados o fulles, las medidas de seguridad se mantienen. Si quieren cargar 75.5 toneladas necesitan cumplir con esas medidas de seguridad, pero si son 66.5 toneladas entonces las medidas de seguridad se vuelven no necesarias, lo que consideramos es un gran error”.

 

NOM-012-SCT-2-2008

 

         Un punto que está en discusión es por ejemplo que el anteproyecto de NOM-012 considera que sólo los tractocamiones doblemente articulados tendrán que cumplir con requisitos como frenos auxiliares, sistemas de frenado ABS, torques y potencias mínimos, para incrementar su peso máximo autorizado de 1.5 toneladas en cada eje motriz y 1.0 en ejes de carga.

 

         Por su parte la NOM-012-SCT-2-2008, aún vigente, establece que todas las configuraciones de autobús, camión, camión remolque, tractocamión articulador y tractocamión doblemente articulado deben cumplir con los requisitos de equipamiento adicional para poder incrementar su peso máximo autorizado.

 

         “Aquí lo preocupante es que se permite cargar el mismo peso que un vehículo que no tiene estos dispositivos de seguridad, por lo cual no encontramos justificación a dicha medida y vemos un retroceso respecto a la Norma vigente. En lugar de impulsar las medidas de seguridad, las están eliminando”, comentó Elizalde Lizárraga.

 

         El líder de la ANPACT se refirió al Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011-2020 de las Naciones Unidas, firmado a nivel mundial. Éste indica que desde Nueva Zelandia hasta México y de la Federación de Rusia a Sudáfrica, los gobiernos se comprometen a adoptar nuevas medidas para salvar vidas en sus carreteras. El Decenio tiene como objetivo prevenir 5 millones de muertes y evitar 50 millones de traumatismos graves.

 

Hombre camión

 

A nivel mundial, la seguridad vial le cuesta a un país entre uno o dos por ciento del PIB. “Por ello uno de los puntos importantes en dicho acuerdo es contar con vehículos más seguros, de ahí que no entendamos porqué el Gobierno Federal propone una Norma en términos de vehículos más inseguros”, subrayó Miguel Elizalde. Esta modificación no alienta la renovación del parque vehicular, al contrario, cuando la idea es promover la renovación de vehículos y contar así con unidades más nuevas, limpias, seguras, eficientes y competitivas.

 

La actual Norma, por ejemplo, pone restricción a las condiciones físico-mecánicas; su modificación no mantiene el estándar o incrementa la calidad de los vehículos, sino que la disminuye. “Tenemos el problema de la atomización del sector en México con los hombres-camión y transportistas improvisados, pero no se trata de bajar el estándar para que todos cumplan, sino de ver cómo se les apoya para que adquieran un vehículo más nuevo”, preciso el directivo.

 

De acuerdo con la Estadística Básica del Autotransporte Federal 2013 publicada por la SCT, el hombre-camión (que posee de 1 a 5 vehículos) representa 82% de las empresas de carga del país que en total son 104 mil, y 26.7% de la flota nacional. Mientras que las pequeñas empresas, que poseen de 6 a 30 vehículos, representan 15.6% del total de las empresas y 30.9% de los vehículos.

 

Entonces, al sumar hombres-camión y pequeñas empresas, éstos representan 57.6% de los vehículos que circulan en el país y son ellos precisamente los que más problemas tienen para renovar su parque vehicular.

 

         “Por lo anterior es que nuestra postura como Asociación es que se mantengan opcionales las medidas de seguridad; incrementar los estímulos del esquema de chatarrización que actualmente son de 161 mil peso y que lo ideal sería aumentarlo por lo menos a 250 mil pesos. La renovación llevaría a reducir las emisiones contaminantes y el consumo de combustible, aumentar la seguridad vial en carretera y la competitividad del transportista e incluso habría un mayor pago de impuestos al Gobierno Federal. Una medida con la cual todos ganarían”, concluyó el presidente de la ANPACT.