Home | De buena fuente - Entérese | La aviación continúa con apoyo en la lucha contra el COVID-19

La aviación continúa con apoyo en la lucha contra el COVID-19

La aviación se ha involucrado en estos días en lo que se ha catalogado como la operación logística más difícil, como es el traslado de vacunas contra el Covid-19 por el mundo de manera rápida y eficiente. Un escenario que ha provocado que, en cuestión de semanas, se consolide una red de cadena de frío a nivel mundial, regional y local para llevar dichas vacunas de los países de fabricación hacia los centros de aplicación a pacientes.

En este sentido, tanto autoridades de salud como de seguridad, han puesto en marcha planes de distribución que incluyen el resguardo y la entrega de vacunas a través de aeronaves de las fuerzas armadas así como de vuelos comerciales. Un ejemplo de ello es Aerolíneas Argentinas que ha puesto a disposición de las autoridades un avión A330-200 reconfigurado para transportar las vacunas desde Rusia, cumpliendo con la refrigeración para garantizar un traslado seguro. Con dos embarques, el operador ha trasladado 300 mil vacunas Sputnik-V cada uno y se espera que en unos días tres aviones más lleven a Argentina 1 millón de vacunas.

Por su parte el gobierno de Brasil distribuye las vacunas CoronaVac con apoyo de aeronaves de las fuerzas armadas y de las principales aerolíneas del país. Además, cuerpos locales de seguridad han contribuido a la distribución de vacunas, en Minas Gerais, la flota de helicópteros del Cuerpo Militar de Bomberos (CBMMG), constituida por un H125, un H145 y un avión, se encargó de distribuir 560,000 dosis de inmunizantes.

En Mato Grosso, helicópteros H125 y AS365 del 3er Batallón de Aviación del Ejército (3er BAvEx) transportaron 65,700 vacunas; en Alagoas los H125 de Seguridad Pública trasladaron 70,000 dosis; en Ceará un H135 y un H145 de la Coordinación de Operaciones Aéreas Integradas (CIOPAER) transportaron más de 200,000 viales a los municipios más alejados de la capital.

En Paraná también participó un H135 del Batallón de Policía Militar de Operaciones Aéreas (BPMOA) para la entrega de vacunas en diferentes municipios, al igual que aviones del Centro Táctico Aéreo (CTA) y un H125 del Grupamiento Táctico Aéreo (GTA), entre otros.

Y desde finales del año pasado, las autoridades de Chile han desplegado varios aviones y helicópteros para distribuir las vacunas Pfizer-BioNTech en las diferentes regiones del país, incluyendo un BK117 de la Prefectura Aérea de Carabineros y un AS365 de la Armada de Chile. Adicionalmente, un H125 de Servicios Aéreos SumaAir transportó 85 dosis de vacuna contra COVID-19 de Santiago al hospital de Quillota.

México, conectando un país por el aire

Tras la llegada a México del primer envío masivo de vacunas, el gobierno mexicano puso en operación el “Plan de distribución de vacunas contra el COVID-19”, el cual contempló 8 rutas aéreas para la distribución de alrededor de 440 mil dosis de vacunas Pfizer-BioNTech. Para ello, la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) desplegó ocho aeronaves, entre ellas tres aviones C295 y un helicóptero H225M, para realizar los envíos en menos de 24 horas hacia 25 estados en la zona sur, centro y norte-occidente del país.

Asimismo, la SEDENA ha realizado varias operaciones a través de sus aviones C295 para trasladar a personal médico desde diferentes estados de la república mexicana a la Ciudad de México, para reforzar la lucha contra la emergencia sanitaria así como para distribuir suministros médicos y nuevos embarques de vacunas en ciudades de la zona norte y sur desde la capital del país.

Por su parte, la Secretaría de Marina (SEMAR) desplegó cuatro aeronaves para contribuir al plan de distribución de viales, incluyendo un helicóptero AS565MBe, las cuales se encargaron de trasladar casi 7,000 dosis en tres estados del noroeste y oriente del territorio nacional. México fue el primer país de América Latina que estableció una red aérea de distribución de vacunas, que hasta el momento ha operado únicamente con ayuda de aviones y helicópteros de las fuerzas armadas.

En cuanto al resto de la región, países como Costa Rica, Ecuador y Panamá han recibido, recientemente, las primeras vacunas gracias a acciones conjuntas con operadores comerciales y de carga, mientras que naciones como Colombia y Perú se encuentran alistando detalles para trasladar sus primeros embarques de dosis en las próximas semanas. En Colombia, tanto operadores domésticos como europeos han ofrecido sus aeronaves con el fin de suministrar vacunas al tercer país más poblado de la región.

Un reto más allá de la producción y el transporte

Mientras el sector farmacéutico se encarga de garantizar la producción masiva de vacunas, las industrias de aviación y logística han volcado esfuerzos para cumplir no solo con el reto de su distribución, sino también con su almacenamiento seguro. Las líneas aéreas han desplegado sus aviones en modalidad “ferry” (despegando vacíos y únicamente con la tripulación necesaria), en rutas regionales e intercontinentales, y otros tantos han puesto a disposición de las autoridades parte de su capacidad de carga en vuelos comerciales para el transporte gratuito de vacunas.

En respuesta a la necesidad inmediata de las aerolíneas de prepararse para el envío de vacunas a todo el mundo, Airbus en colaboración con agencias reguladores de la industria aérea, ha proporcionado orientación técnica e informativa a sus clientes y operadores para comprender mejor el manejo del transporte de hielo seco en compartimientos de carga en la cubierta inferior y principal de sus aeronaves, así como las consideraciones y regulaciones de salud y seguridad (especialmente en cuestiones de ventilación) que deben respetarse durante la carga o el vuelo. Para ello, Airbus ha realizado seminarios web en grupo, consultas individuales, y actualizaciones técnicas y cartas informativas específicas.